*** para ver la leyenda, pon el puntero encima de cada foto ***

Caminando un día cerca de Cerro Lechuza, vi una especie de muro bajito hecho con ladrillos encima de unas rocas y para satisfacer mi curiosidad me acerqué hasta allí y vi una tubería de uralita que era lo que se sustentaba en esa especie de murete que servía como base de un pequeño acueducto.

 vista del murete de ladrillo por Cerro Lechuza  tubería soportada por el murete de ladrillo

Y hablando de uralita, éste es el nombre vulgar de un material que en realidad es fibrocemento o más exactamente amianto-cemento, un material hecho a base de cemento y fibras de amianto o asbesto, y éste está formado por un grupo de minerales metamórficos fibrosos que están compuestos de silicatos. Los minerales de asbesto tienen fibras largas y resistentes que se pueden separar y son suficientemente flexibles como para ser entrelazadas y pueden resistir también altas temperaturas, características debido a las cuales, el asbesto se ha usado para una gran variedad de productos manufacturados, principalmente en materiales de construcción como tejas, productos de cemento con asbesto, tuberías, y también para productos de fricción como embragues de automóviles, frenos, etc....
El amianto fue usado antiguamente por griegos y romanos y en la época moderna, a partir de 1900 se empieza a usar y alcanza su uso máximo en los años 70.
En la Revista de Obras Públicas de abril de 1985, en un artículo sobre el tema, de los Ingenieros de Caminos José Ferrer Polo y M. Benet Granell, se puede leer : Las tuberías de fibrocemento gozan de una dilatada tradición en España donde vienen siendo ampliamente utilizadas desde hace más de sesenta años.
Lo que quiere decir que por lo menos desde 1920 se utilizan tuberías de ese material para la conducción de agua.
En 1900, LUDWIG HATSCHEK, ingeniero austríaco, industrializó la técnica de producción de amianto-cemento, un material de excelentes propiedades técnicas para poder ser utilizado en muchas aplicaciones y bautizó el proceso con el nombre de ETERNIT, ya que el amianto iba a durar siempre.
En Europa, a partir de los años 80 su uso empieza a decaer y por los 90 se comienza a prohibir en algunos paises europeos, y en España se prohibe su uso y comercialización a partir de junio de 2002, ya que la exposición frecuente al amianto, por medio de la inhalación de sus pequeñas fibras, podría ocasionar enfermedades irreversibles como la asbestosis y el cáncer de pulmón.
Como consecuencia del descubrimiento de esa tubería, me propuse averiguar de dónde venía y a dónde iba, así que un día me acerqué a Cerro Lechuza y seguí la misma en dirección Oeste. En un punto determinado vi que salía un ramal en dirección Sur, 90º a la izquierda, y en esa dirección y muy cercano se encuentran los restos de un vivero utilizado para repoblar la zona, como se puede comprobar por los pinos que se encuentran por esos parajes y la cantidad de restos de tiestos que hay y también los canales que quedan. Seguí la conducción en dirección Oeste hasta que llegué a donde desaparece, en una arqueta cercana al camino que lleva desde Collado Villalba a Hoyo de Manzanares y La Berzosa (debo decir que toda la conducción se encuentra en el término de Moralzarzal).

 ramal que sale hacia el vivero  arqueta donde desaparece el tubo, cerca del camino a la Berzosa

Como este tramo era muy corto y yo no me encontraba satisfecho en mi curiosidad, otro día caminé en sentido contrario y vi que pasaba por arriba de la cascada del Covacho, y se adentraba por el valle de Peña Herrera, por donde discurre el arroyo del mismo nombre. Pasando la zona del arroyo de Peña Herrera, vi que continuaba hacia la zona del Cuchillar.
El comprobar todo esto, a veces cuesta trabajo, ya que hay que caminar entre jaras y romeros que dificultan bastante la marcha, (más de un pantalón se me ha enganchado en las ramas y se ha roto), pero si se quieren ver determinadas cosas, no hay que pensar en esas dificultades y al final la satisfación de encontrar lo que buscabas, recompensa con creces cualquier problema.
Fui en otra ocasión y pude comprobar que cruzaba el arroyo de Peñaliendre por un puentecillo como si fuera un acueducto y continuaba paralelo al sendero que discurre a la derecha de ese arroyo, según se va subiendo hacia el mirador y la casa de Peñaliendre.
En un punto determinado, se distingue una tubería metálica que cruza ese sendero y se adentra hacia la derecha, siempre según se va subiendo al mirador, en una zona con gran densidad de vegetación y no pude llegar al manantial del que se recogía el agua, el manantial de la Navata (luego he visto en un mapa de cartografía militar, escala 1:25.000, ese manantial y la línea que representa esa conducción). Me adentré en esa zona donde hay troncos de romeros y jaras muy gruesos y al cabo de unos 30 minutos opté por no continuar pues se hacía imposible el caminar por ese lugar. Lo que si vi fueron piezas de gres de 40 cm. y de unos 15 cm. de diámetro (cada pieza pesa 2 kg.), que me indicaban que el manantial tenía que estar cerca, pero no seguí explorando la zona.

 puentecillo para salvar el arroyo de Peñaliendre  tubos de gres cercanos al manantial de la Navata

Como no había terminado de ver toda la conducción, en otra jornada me dirigí a la otra punta de esta tubería, adonde se metía en una arqueta y se dejaba de ver, en una zona próxima al camino que conduce hacia La Berzosa. Subí hacia la Loma del Cerrulén, por donde están las torres de soporte de las líneas de alta tensión, me puse a buscar y encontré la tubería de uralita; seguí en dirección Sur y vi que discurría por la parte alta de la Loma, aunque a veces está enterrada la protagonista de esta "historia" y hay zonas donde la pierdes la pista. La seguí y a la altura de la casa del Cerrulén vi una arqueta con un tubo a modo de válvula de descompresión y finalmente pude comprobar que llegaba hasta las "piscinas" de la casa de la Navata, y digo piscinas porque así consta en algún plano consultado. La casa es una hermosa construcción de 2 plantas que hay cercana a la carretera de la Coruña, donde la curva de Peregrinos.

 arqueta por arriba de la casa del Cerrulén con el tubo de descompresión  conducción por la parte alta del Cerrulén

Así que una vez descubierto el recorrido, su origen y fin, mi curiosidad quedó satisfecha y pude comprobar una cosa que había visto un día durante un paseo por el campo y también se hizo realidad lo que había visto en un mapa.
Solo me queda decir que esa conducción tuvo su vida y cumplió una función, que fue el dar servicio a las gentes que habitaron en la casa de la Navata y al vivero que hubo en el camino que lleva a la Cascada del Covacho, y hoy día ya no funciona, pues los tubos están rotos en muchos puntos de su recorrido (que es de unos 6 km.)


 el destino, una de las piscinas cubierta con techo
<

Y en el plano que se muestra a continuación, parte de la hoja 36-41 del mapa militar de España escala 1:25.000, se ve de azul claro el trazado de la conducción desde el manantial de la Navata hasta la casa de la Navata.


Y esta es otra de esas cosas que te encuentras cuando recorres los campos del pueblo y que a mi me despertaron la curiosidad, por lo que al final decidí ver lo que había sido una conducción de agua que forma parte de la historia del Moral.


© 2006 - Antonio López Hurtado