El reloj de Frascuelo

El reloj de la plaza del pueblo está ligado al famoso torero Frascuelo, pero antes de hablar del reloj, veamos un poco de ese afamado torero que estuvo muy relacionado con nuestro pueblo, y esta es una breve historia sobre él y esa relación que hubo con Moralzarzal.

Este reputado torero nació el 21 de diciembre de 1842 en Churriana de la Vega, en la provincia de Granada, de nombre Salvador Sánchez Povedano, tuvo un hermano novillero, Francisco, el cuál era conocido por el apodo que luego tomó Salvador, "FRASCUELO".
Sus principios en el mundo del toro fueron como para tantos de lo que han soñado con alcanzar la gloria, muchas veces no conseguida, empezando con capeas, novilladas, y en aquellos tiempos participando en espectáculos llamados mojigangas en pueblos de los alrededores de Madrid, una vez que vino a la capital. Al principio era conocido con el apodo de "El Papelista", pues estuvo trabajando empapelando casas, ya que ese era su oficio por aquella época y luego tomó el de su hermano Francisco dicho anteriormente.



El 13 de noviembre de 1864 debutó en Madrid matando un novillo en un espectáculo, y después estuvo en varias cuadrillas hasta que el 27 de octubre de 1867, tomó la alternativa en Madrid teniendo como padrino a Curro Cúchares y como testigo al hijo de éste, Currito. A lo largo de su carrera sufrió varias y muy serias cornadas, y con la sufrida en 1887 en Madrid durante la corrida del Gran Pensamiento, tuvo una gran merma tanto física como anímicamente, retirándose definitivamente del toreo en 1890, cortándose la coleta en una corrida celebrada en Madrid el 12 de mayo de ese año. Se retiró y se estableció en el pueblo de Torrelodones regentando una tienda de ultramarinos y en un hotel que construyó junto a la estación de ferrocarril se albergaban amigos y clientes y a causa de una pulmonía se fue a Madrid a casa de una hija en la calle del Arenal nº 22, donde falleció el 8 de marzo de 1898, siendo enterrado en el cementerio de la Sacramental de San Isidro de Madrid y entre los que vinieron a darle el último adios, estuvo su gran rival en los ruedos, Rafael Molina, Lagartijo.
La relación que tuvo con el ganadero Vicente Martínez, importante ganadero del pueblo que compró la ganadería de Julián de Fuentes en 1852, y que vivió en la Casa Grande, hoy día biblioteca municipal, hizo que estuviera en el pueblo durante algunas temporadas y la relación con el pueblo fué tal, que Frascuelo, el 4 de octubre de 1886 regaló al pueblo el reloj de la plaza, el famoso "frascuelo", que desde entonces se ha podido ver en la torre del edificio del ayuntamiento, además de oir las horas antiguamente desde cualquier lugar del pueblo, y en agradecimiento un año más tarde el pueblo regaló al diestro un estoque con la empuñadura de plata, siendo alcalde D. Aniceto González González, hijo de D. Angel González Solís, alcalde recordado en la placa que hay en la fuente de los cuatro Caños por las obras con las que se trajeron al pueblo las aguas de los manantiales del Robledo.

El día tres de octubre de 1886 se celebró en la casa Consistorial una sesión ordinaria presidida por el Sr. Alcalde, D. Pascual Domíguez, asistiendo los concejales Luciano Balandín, Demetrio Pérez, Casto Guerra, Ramón González y Eusebio González, y seguidamente el Sr. Alcalde manifestó que habiendo de inaugurarse al día siguiente el reloj de la torre colocado en la fachada de la Casa Consistorial que el Señor Salvador Sánchez (Frascuelo) se ha dignado regalar al pueblo, es conveniente que del acto se levante la oportuna acta Notarial para que en todo tiempo conste de una manera solemne atento lo cual acuerdan : se requiera al Notario para que levante dicha acta y de ella expida dos testimonios, uno para archivarle en el del Municipio y otro para entregar al Sr. Frascuelo como única prueba por ahora de la muestra de gratitud de la Corporación, y no habiendo más asuntos de que tratar, previa lectura de las disposiciones contenidas en los Boletines oficiales recibidos desde la que antecede, se terminó esta sesión; firmando de que certifico
y aparecen las firmas de los dichos anteriormente y la de Ángel González, viéndose a continuación.

firmas

Ahí no acabó todo, puesto que el día cuatro de ese mes de octubre, se hizo el acta Notarial por parte del Sr. Notario D. Ángel González Solís, y se ve que el Sr. Notario identificó al Sr. Alcalde, y que fue requerido por éste con el objeto de que haga constar en acta Notarial la inauguración de un Reloj de Torre, y en su consecuencia, el Alcalde en presencia de los demás individuos del Ayuntamiento, Luciano Balandín, Demetrio Pérez, Casto Guerra, Ramón González y Eusebio González hizo uso de la palabra manifestando : Que el Señor Don Salvador Sánchez Povedano (a) Frascuelo, residente en esta localidad y presente al acto, de su libre y espontánea voluntad, se había dignado hacer el obsequio de regalar á este pueblo el magnifico reloj de repetición, sistema "Rosel", que se halla colocado en el edificio Casa Consistorial con campanario de hierro y campana que su sonido se prolonga á muchos kilómetros de circunferencia cuya inauguración iba á efectuarse en este momento; en su consecuencia siendo las doce de la mañana se dio principio al acto poniendo en marcha la máquina, cuyo espectáculo presenciaban centenares de personas en la plaza pública, revelándose en los semblantes de todos ellos la gratitud que con tal acto de esplendidez demostraban hacia el Señor Don Salvador Sánchez.

Continúa el acta con la descripción del reloj, y entre otras cosas se puede leer que consiste en una preciosa máquina, con la esfera frente a la plaza, con un campanario de hierro terminado en una veleta en la que se ve la figura de un torero matando a un toro, recordando la profesión del que hizo el regalo. Dice que la campana pesa unos 150 kilos y en la torre se encuentra incrustada una lápida de mármol negro y en letras doradas hay una inscripción que dice : "Al pueblo de Moralzarzal regala este Reloj Salvador Sanchez (Frascuelo) Cuatro Octubre mil ochocientos sesenta y seis"; y otra de bronce en la máquina con diferente dedicatoria, la cual se muestra líneas abajo.

Escribe el Sr. Notario que una vez verificado lo antedicho, el Sr. Alcalde y los demás individuos que componen la Corporación municipal, en nombre y representación de todos los administrados, acordaron consignar un voto de expresivas gracias y su eterno reconocimiento hacia el Sr. Frascuelo, rogándome que de la presente acta les expida copia literal con el fin de que en el archivo municipal quede perpetuada la generosidad y esplendidez de dicho Señor y su recuerdo sea acogido con la gratitud que se merece por las generaciones venideras.
La presenta acta la firman además de los componentes de la Corporación municipal los testigos Basilio Sanz Esteban y Melchor Antuñano Martínez, y el Sr. Alcalde les dice que la pueden leer según tienen derecho por ley, renunciando a ello y lo verifica de alta voz, y el Notario firmándolo da fe, apareciendo los nombres de los componentes del Ayuntamiento junto con los de Salvador Sánchez y los dos testigos mencionados, diciendo el Sr. Notario que da fe y fue con los testigos, a petición del Sr. Alcalde, a archivarla en el archivo del municipio, indicando el tipo e identidad del documento que signa y firma en el día de la fecha expresada al principio, que es el cuatro de octubre de mil ochocientos sesenta y seis, y es el número 89 de su registro protocolario, mostrándose seguidamente parte del acta donde se dice lo escrito en la placa de mármol.

parte del acta

Pero los componentes del Ayuntamiento haciéndose eco del sentimiento de gratitud hacia el Sr. Frascuelo, se movieron para hacer un regalo a esa persona que fue tan generosa con el pueblo del Moral, y se reunieron en sesión ordinaria el día 12 de agosto de 1887 bajo la presidencia del alcalde D. Aniceto González González con la asistencia de los concejales Justo Balandín, Demetrio Pérez, Casto Guerra, Pascual Domínguez, Gregorio Alcón y Luciano Balandín, más los miembros de la Junta municipal, y abierta la sesión, después de leido el acta de la anterior, fue aprobada, y a continuación, el Sr. Presidente manifestó : Que según consta a la Corporación municipal, el Señor Don Salvador Sanchez "Frascuelo" se dignó regalar al Ayuntamiento en Octubre del año último el magnífico reloj de torre que se halla colocado sobre la fachada de la Casa Consistorial y que por consecuencia el Municipio se encuentra obligado á demostrar su gratitud á dicho Señor haciéndole algún obsequio que sea compatible con el estado de los fondos : En su virtud despues de discutido por unanimidad acuerdan que atendiendo a la profesión del Señor Frascuelo, se autoriza al Señor Alcalde para que mande construir una espada para regalarla a dicho Señor, con empuñadura de plata , pagándose su importe con cargo al capítulo de improvistos del presupuesto. Y no habiendo más asuntos de que tratar se terminó esta sesión firmando los Señores que saben, de que certifico.

Y aparecen las firmas de los señores del Ayuntamiento junto con las del secretario D. Ángel González y las de los miembros de la Junta municipal, estando entre ellas las de Francisco Morato, Ciriaco Prados, Alejandro Martínez, Jacinto Morato y Cosme Prados, las cuales se muestran a continuación.


firmas

La Junta municipal era una Comisión que tenía como cometido la aprobación de los presupuestos, el control de las cuentas municipales y la creación de arbitrios, y estaba compuesta por todos los concejales del Ayuntamiento y una asamblea de vocales asociados para desempeñar las funciones propias del Ayuntamiento, y que producían los mismos efectos legales que las sesiones del Ayuntamiento, con reuniones que eran públicas y se levantaban actas que realizaba el Secretario del Ayuntamiento, estando basadas en la Ley de Organización y Administración municipal del 5 de julio de 1856, y según el diccionario de la R.A.E., la Junta municipal es : Reunión de concejales con un número igual de vocales asociados, para la aprobación de presupuestos y otros asuntos importantes.

En el acta de la sesión celebrada en el Consistorio el día 18 de junio de 1899 se trató un tema relacionado con el reloj de la plaza, y se ve escrito : También acordó el Ayuntamiento que se verifique la limpieza del reloj de torre de este municipio por un relojero de la casa constructora del mismo y que el cuidado y conservación de este efecto siga á cargo de Nemesio Landaburu, por ahora, puesto que no es conveniente sacarlo á subasta.
La presidencia del acto estuvo a cargo del Alcalde Melchor Antuñano y estuviero presentes los concejales Antolín González, Celestino Sepúlveda, Patricio Mayoral, Román González, Aniceto González y Ángel Balandín.
Y se hizo la limpieza, ya que en el acta de la sesión del día 19 de agosto de ese mismo año, consta que el relojero de Madrid D. Jesús García Rosel ha procedido a la compostura del reloj de torre de este municipio verificando también la limpieza de toda la máquina permaneciendo en esta villa cinco días e importando su cuenta ciento treinta y tres pesetas de lo cual quedaron enterados prestándola su aprobación.
El reloj se procuraba mantener de manera que se limpiara y ajustara para que diera con precisión las horas de manera que el pueblo se fiara de él, y se ve que en el mes de julio de 1904 consta en el acta de la sesión del Ayuntamiento que se celebró el día 9 de ese mes lo siguiente : Enseguida e interviniendo todos los Concejales asistentes a esta sesión se acordó que siendo necesaria la limpieza del reloj de torre del Municipio y su recomposición por tener algunos defectos y hallándose en la localidad un relojero que se compromete a su arreglo habiendo pedido por ello la cantidad de cincuenta pesetas, se autoriza al Sr. Alcalde para que contrate procurando sacar el mayor beneficio posible para los fondos.

Y otra vez se hicieron arreglos relacionados con el reloj, pero en esta ocasión no era cosa de la máquina, sino de su asentamiento, de manera que en el acta de la sesión celebrada por el Ayuntamiento el día 21 de julio de 1906 consta que : Se dio cuenta del contrato hecho por una comisión de este Ayunt.o compuesta por el Alcalde y Regidor Síndico con los maestros carpintero y albañil de esta villa D. Vicente Pérez y D. Tomás Bermejo en diez del actual para construir varias obras de reforma de la torre del reloj del Municipio, retejo y otras de la Casa Consistorial, cuyo contrato se aprobó en todas sus partes por la Corporación municipal.

En la sesión del día 23 de junio de 1906 celebrada en el Ayuntamiento, se acordó proceder con urgencia a la recomposición de la torre del reloj puesto que amenazaba inminente ruina, y se dijo que será al Ayuntamiento o una comisión de concejales, la que se entere de las obras necesarias, condiciones y coste de las mismas, se reuna con los maestros carpintero y albañil, Vicente Pérez Egido y Tomás Bermejo Carrasco en el sitio de la obra para fijar las condiciones inherentes a la misma, quedando autorizada la comisión que concurra para tratar el asunto y formalizar el contrato en caso de convenirse.

Se hizo la reforma por mantenimiento que se realizó a mediados del siglo XX como se ve en el acta de la sesión ordinaria tenida por el Ayuntamiento en la Casa Consistorial el día 21 de julio de 1906, y en ella se puede leer : Se dió cuenta del contrato hecho por una comisión de este Ayunt.o compuesta por el Alcalde y Regidor Síndico con los maestros carpintero y albañil de esta villa D. Vicente Perez y D. Tomás Bermejo en diez del actual para construir varias obras de reforma de la torre del reloj del Municipio, retejo y otras de la Casa Consistorial, cuyo contrato se aprobó en todas sus partes por la Corporación municipal.
Y los profesionales contratados eran Tomás Bermejo Carrasco, hijo de Escolástico, maestro albañil venido de Torija, de la provincia de Guadalajara, y Vicente Pérez Egido, esposo de Saturia Fuentes Manso, matrimonio venido del pueblo de la Armuña, de la provincia de Segovia, que vivieron en la casa que hacía de posada, casa que tenían entre las calles Antón, travesía de la Cruz y calle de la Huerta, y donde se hospedaron diversos profesionales venidos al pueblo y antes de hacerse su casa o afincarse en el Moral. En esa casa se hospedaron personas que fueron fuerzas vivas de las fiestas de verano del pueblo, como Moisés González López, casado con la cebollera Isabel Sepúlveda Antuñano, que estuvo trabajando como contratista en la construcción del hotel de D. José Velázquez (el hotel Azul o El Estanque); el médico D. Horacio Hernández Calvo (asesinado en agosto de 1936); Alejo Lago Lorenzo que se casó con otra cebollera llamada Quintina Cuena González y que estuvo trabajando en la empresa del funicular de la piedra del monte del Marqués llamada Pavimentos Asfálticos S. A. y Manuel Torres Salcedo, farmacéutico que se casó con otra nativa de Moral llamada Rafaela González Martín, cuatro personas que de solteros estuvieron hospedados en la casa de la Saturia.

La maquinaria del reloj se puede contemplar en la sala de entrada de la Casa de Cultura, que está guardada en una vitrina de cristal para que se pueda apreciar la hermosura de esa máquina, y seguidamente se muestran unas fotos para deleite de los amantes de estas cosas, y para los que aprecian un atractivo regalo recibido por el pueblo del Moral de una persona que disfrutó aquí durante muchas jornadas.

placa con inscripción vista de la maquinaria


Y aquí abajo se puede ver el péndulo que se puso y la esfera auxiliar donde se ve la marca del reloj.


otra vista de la maquinaria  marca


Hay quien compara el reloj de la casa del Ayuntamiento con el de la puerta del Sol de Madrid, pero son distintos, pues el que nos da las campanadas de la noche de las uvas para presenciar el paso a un nuevo año fue construido por el relojero Sr. Losada y lo regaló a Madrid, y el nuestro es de una firma de relojes llamada "Mónico G. Rosel" de Madrid, y lo único que tienen en común es que ambos fueron regalados a sus repectivos pueblos, Madrid y Moralzarzal, y que ambos han estado ligados a acontecimientos acaecidos en sus correspondientes poblaciones.

Algunos recordarán al alguacil Calixto, que además de ese oficio y pregonero, era el encargado de dar cuerda al reloj y años antes que él, el que daba cuerda y se encargaba del mantenimiento era el maestro D. Nemesio Landaburu, que también se encargaba del alumbrado público, pidiendo éste el cese como encargado del reloj según acta de la reunión del Ayuntamiento del día tres de febrero de 1918, y el día 10 de ese mismo mes es elegido para el mantenimiento Cesáreo Segovia Bordón entre cuatro aspirantes al puesto, con un sueldo anual de sesenta pesetas.

Al cumplirse el centenario del regalo hecho por Frascuelo al pueblo de Moralzarzal, la Corporación municipal que gobernaba entonces el pueblo mandó poner una placa recordándolo, por iniciativa del concejal D. Juan José Sabariegos Ramos y también por su iniciativa se celebró una novillada con ganado de Marcos Saenz de Miera, ganadero de Cercedilla, el día cuatro de octubre de 1986, actuando los novilleros Carlos Ruiz "Frascuelo", Pepe Pastrana, Luis Cancela y Julio Atienza, pudiéndose ver seguidamente parte del cartel que lo anunciaba.

novillada


Hace unos treinta años, sobre 1990, era la policía municipal la encargada de dar cuerda al reloj, que tenía dos pesas, una para la parte que marcaba las horas y la otra para el mecanismo de las campanas. En 1996, estando el partido Popular formando gobierno municipal, se mandó restaurar el reloj, que se encontraba en el archivo municipal, guardado en el sótano, pues el anterior equipo de gobierno lo retiró y guardó con ocasión de una reforma del edificio del Ayuntamiento. Como se iba a restaurar, debido al aprecio que se le tenía, se temió que el reloj saliera de la Casa Consistorial y desapareciera alguna pieza, y se contrató la restauración de manera que las piezas se restauraran en el propio edificio, pero eso tenía sus problemas puesto que había piezas que se tenían que llevar a los talleres adecuados para su trabajo de restauración.
El coste estuvo rondando los dos millones de pesetas y se hizo en el ayuntamiento, viniendo periódicamente al pueblo el mecánico relojero que era el mismo que llevó durante unos 21 años el mantenimiento del reloj de la puerta del Sol de Madrid (según me dijo él mismo), llamado Vicente Rodríguez Fandiño.
Hubo problemas con algunas piezas que si hubo que llevarlas a Madrid, pero finalmente se restauró, durando los trabajos poco más de dos años, y una vez finalizada la restauración se colocó en una vitrina a la entrada del ayuntamiento, colocando un par de pesas, interviniendo en esto último el Arquitecto que se encargó de la reforma del edificio municipal D. Alfredo Carda Abella, pero finalmente se decidió llevar la vitrina con su precioso contenido al Centro Cultural.

Y como se ha dicho, la maquinaria primitiva se conserva dentro de una vitrina, exponiéndose en la sala de entrada de la Casa de Cultura, donde se puede ver y apreciar en detalle todo el mecanismo, además de la placa de bronce dicha líneas arriba con la inscripción que dice :

SALVADOR SANCHEZ (FRASCUELO)
RECUERDO DEL CARIÑO Y AMISTAD
QUE PROFESA AL PUEBLO DE MORALZARZAL
4 DE OCTUBRE DE 1886

y en las fotos expuestas líneas arriba se pueden ver dicha maquinaria dentro de la vitrina.

Pero veamos el reloj y la placa que se puso al cumplirse el centenario del regalo hecho por Frascuelo al pueblo del Moral, placa que mandó poner el equipo que gobernaba entonces, y por iniciativa del concejal D. Juan José Sabariegos Ramos, y encargada al marmolista Valentín Huarte ya que la placa primitiva que era de mármol negro desapareció, y que también por su iniciativa se celebró una novillada con novillos de Marcos Saenz de Miera, ganadero de Cercedilla, el día cuatro de octubre de 1986, conmemorando el centenario del regalo, como se ha dicho antes.

reloj y placa


Y volviendo al tema de Frascuelo, para recordar al famoso torero, y dada la gran afición taurina que hay en el pueblo, se instituyó un premio, el trofeo Frascuelo de plata, para premiar la mejor actuación en la feria de las fiestas patronales, y a continuación se ve una foto de dicho trofeo.


trofeo de plata


© 2006 - Antonio López Hurtado