Ruta a la Chopera

 la chopera en invierno

Este recorrido se puede hacer saliendo desde la plaza de la Constitución hacia la calle Roseles y enseguida se toma la calle de Alpedrete, girando a la derecha al final de la cuesta; a continuación se pasa por las escuelas y el cementerio. Una vez se acaba el asfaltado, viene un camino de tierra y ya se ven prados a la derecha y a la izquierda la finca Los Linarejos, donde se crian las reses de la ganadería de Carmen Segovia. A poco más de 1 km. de recorrido sale a la derecha un camino que conduce, bordeando el Valle, hasta la zona de Pico Martillo y la parte alta del Valle, pero para esta ruta a la Chopera, se toma el camino de la izquierda que va pegado a la valla de Los Linarejos, con fresnos y encinas a ambos lados de la calle. Normalmente se pueden ver vacas, novillos o toros de la ganadería antes mencionada, pastando apaciblemente en esta hermosa finca. Pegado a las tapias se pueden ver loníceras y zarzas de rosa canina, y a la derecha se puede ver el Valle y a la izquierda de éste se ve una praderita y unos chopos, la Chopera, que antiguamente era conocida como la pradera del cornocal. Contemplando el valle con su masa forestal de pinos, se descubre en la parte de arriba y a la izquierda una zona libre de arbolado con formaciones rocosas que corresponden a Peña Albú.

 Valle con Peña Albú a la izquierda

A unos 2 km. se toma una calle a la derecha, dejando ya los Linarejos, y la calle se hace más angosta, pudiéndose ver plantas como esparragueras, férulas y más loníceras, torviscos, brionias y boneteros, encontrándose al final de esta calle un paso canadiense y nada más pasarlo se ve el arroyo del Valle, que en época de estio se ve normalmente sin agua. Aquí ya se abre el campo, viéndose un espacio muy amplio. Continuando el camino hacia la izquierda después del paso canadiense, se llega a un punto donde sale una desviación a la derecha que es el camino a seguir para ir a la Chopera. El límite de Moral con Villalba se encuentra siguiendo por el camino que se llevaba, sin desviarse a la derecha, a unos 200 m. justo donde hay otro paso canadiense y una alambrada. Pero para seguir hacia la Chopera se toma el desvio a la derecha dicho anteriormente. Una vez tomado ese desvio, enseguida se ven enebros y algunos están recortados por las vacas, de forma que se ve la altura hasta donde han llegado a comer. Enseguida a la izquierda se ve un cortafuegos, y pegado a él una alambrada (linde de Moral y Villalba). Se sigue y hay una subida por el camino que en realidad es una pista forestal que han arreglado en 2006. Hay a continuación un regato y a la derecha se puede ver el pilón de la zona del colmenar del tio Perico.

 fuente y pilón en la zona del colmenar del tio Perico

Al cobijo de un enebro se puede ver un bebedero para los conejos y a continuación viene una curva a la derecha. Mirando a la izquierda se ven urbanizaciones de Villalba y un camino que lleva hasta la alambrada y el cortafuegos. Desde la curva y desviándose en un plano horizontal unos 100 m. en dirección hacia el suroeste, se llega a ver junto a la alambrada el mojón MP117 sobre unas rocas y marcas del límite de Moral y Villalba, que son una cruz, una M , una V y una cruz de Lorena. Volviendo al camino, en las hendiduras de las rocas se pueden ver, en época de ambiente húmedo, plantas llamadas ombligo de Venus y enseguida una hura o vivar para conejos al lado de un enebro. Se sigue subiendo y se ven pinos, enebros, romeros a derecha e izquierda del camino, camas de conejos y un almendro a mano derecha. A la izquierda se ven gamones y acto seguido una curva a la derecha y a la izquierda una cantera abandonada. A la derecha del camino y junto a éste, se puden ver loníceras y zarzas que dan sus moras a finales del verano y principios del otoño. Un poco más adelante se ve a la izquierda una encina y unas rocas con el esqueleto de otra y en esas rocas se pueden ver plantas de dragón amarillo, ombligo de Venus, dedaleras, gordolobos y acedera redonda. Detrás de esa roca se distingue una antigua pista que lleva a la cantera de granito que hay muy próxima. Siguiendo el camino viene enseguida una curva a la izquierda, y mirando hacia el sur se ve Villalba y el embalse de Valmayor, y en dirección este se ve el pueblo de Moralzarzal y al fondo el cerro de San Pedro. Antes del final de la curva a la izquierda se distingue al suroeste el monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Sigue la subidita y a la izquierda se ven almendros y una curva a la derecha, y saliendo en ella del camino, en dirección oeste, se ve una cantera también abandonada; teniendo cuidado y con sigilo se pude ir hacia ella y ver unos cuantos conejos.

 flores de dragón amarillo, dedalera y acedera redonda        vista de los pilones antiguos


A los pies de la cantera hay una encina con un montón de piedras que ocultan un bidón que suministra de agua al bebedero para conejos que hay allí mismo. Retomando el camino, al borde de la pista forestal se ven romeros y torviscos y llegando al final ya se ve la chopera. A la derecha hay un depósito de agua para los servicios forestales y en la pradera de la chopera se ven los pilones nuevos, los cuatro pilones viejos, algún arbol caido y el manantial, unas zarzas y al lado de éstas, al sur una bardaguera. Al norte de la chopera y detrás de los pinos se encuentra el Romeral. Si el paseo se hace en el mes de marzo, se pueden ver en la pradera unas flores muy hermosas, aunque pequeñas, las romuleas también conocidas como falso azafrán.
Hasta aquí el recorrido ha sido de unos 4,5 km.
Si se va en dirección Sur-suroeste y a unos 100 m. hay unos ailantos y un refugio de cazadores hecho de piedras.
Y este ha sido el recorrido hecho en la ruta a la chopera, lugar donde en primavera o verano se puede ir a pasar una tarde y hacer allí la merienda.

 destino del paseo        refugio de cazadores nevado


© 2006 - Antonio López Hurtado