Ruta a la Silla del Diablo

Dentro del conjunto de sendas de las que hago referencia en mi web, voy a describir una que recomiendo hacer en épocas distintas de verano ya que no hay prácticamente arbolado y además se debe llevar agua suficiente para una jornada de marcha de unas cinco horas de ida y vuelta desde Moralzarzal a la Silla del Diablo.
Saliendo desde la plaza de la Constitución por la calle del Rondón (altitud 976 metros), al llegar a la Biblioteca Municipal y una vez pasada ésta se gira a la derecha y se toma la avenida de la Salud hasta llegar a la confluencia de otra carretera que se incorpora a nuestro camino, viéndose a la izquierda al quiosco "Puskas" y continuando por la calle España (M-608) unos cincuenta metros, se gira por la primera a la izquierda para tomar la avenida del Redondillo hasta que se acaba la zona asfaltada. Se continúa por la zona sin asfalto hasta ver a nuestra derecha la señal que anuncia la via pecuaria y la prohibición del paso de vehículos a motor salvo los autorizados, y se llega hasta la Cañada Real Segoviana (más o menos moderna ya que antiguamente era lo que ahora es la carretera M-608) donde se toma el camino hacia la derecha (Desde la plaza del pueblo hasta este punto hay 1.700 metros que se hacen en 20 minutos). A la izquierda se ve el arroyo de la Alameda y a la derecha unos pajares, corrales y un embarcadero de ganado de un ganadero del pueblo de Moralzarzal conocido por los pajares de los Tollares.
Se sigue el camino que tiene a la izquierda una alambrada y a la derecha una tapia de piedra, encontrándose a la izquierda señales indicando la conducción de gas natural de ENAGAS, empresa transportista de gas formada con el objetivo de crear una red de gasoductos en toda la Península Ibérica y en las tablillas se puede ver que corresponde al semianillo noroeste y también una línea eléctrica sobre columnas metálicas. Llegando a un ensanche (antiguo descansadero de la Trashumancia) se alcanza una bifurcación, de manera que por la derecha se llega hasta la carretera M-608 que sube desde Collado Villalba a Moralzarzal, pero nos olvidamos de ese camino a la derecha. Esa parte de cañada que llega a la carretera es la zona límite de esos dos pueblos, y la desviación a la izquierda que va pegada a la alambrada lleva a la urbanización "Fontenebro", encontrándose entre medias de las dos, en el descansadero, una zona amplia con agua, lo que es conocido como "La Charca", viéndose una nueva arboleda formada principalmente por abedules y fresnos, plantados en 2011.
En las fotos que siguen se ve a la izquierda el anuncio de via pecuria y en la foto de la derecha se ve la bifurcación del descansadero, distinguiéndose en amarillo los hitos indicando la conducción del gas.


 anuncio de via pecuaria    bifurcación del descansadero
foto 1
foto 2

Tomado el desvio a la izquierda se pasa por delante de un picadero llamado "Cuadras La Extremeña" que está a la orilla del camino y rebasado éste ya se cruza el límite entre Moralzarzal y Collado Villalba, encontrándose enfrente del picadero una finca donde se aprecia una repoblación de coníferas en la que destacan los tejos y en unas rocas que hay junto a una encina se encuentran las cruces que forman un mojón de la linde de Moralzarzal y Collado Villalba.
Se continúa el camino y pasada una finca que hay a la izquierda en la que se puede ver parte de las letras que forman su nombre, el "Postuero", se llega al arroyo llamado "Arroyo Arenas" que baja desde la zona del Portillo de la Mina bordeando la urbanización Fontenebro, arroyo que normalmente se puede pasar sin problemas salvo que sea la época de lluvias en primavera en que va cargado de agua y a veces hay que pasar por la tapia a forma de puentecillo que hay a la derecha y que da a una finca particular. Una vez pasado ese arroyo se toma la calle llamada Camino del Moral, que hace frontera de dicha urbanización que hay a la izquierda. Se ve enseguida una puerta que cierra la calle Arroyo de Fuenfria y al final de la subida de la calle Camino del Moral, se encuentra un cruce donde está el puesto de control de entrada a dicha urbanización (recorrido desde la plaza hasta aquí, 3.500 metros).
En ese cruce, de frente se ve la calle que lleva a la urbanización Altavista, calle Federica Montseny, y a la derecha de ese calle hay una nueva urbanización construida por la empresa ORAMBA. La carretera que hay a la derecha del cruce lleva hasta Collado Villalba y a la izquierda se encuentra el puesto de control dicho anteriormente y la calle Arroyo del Osea.
En la siguiente foto de la izquierda se ve la tapia a modo de puentecillo que sirve para salvar el arroyo Arenas en tiempo de crecida y en la de la derecha se ve la barrera del puesto de control de Fontenebro.


 tapia a modo de puentecillo    barrera del puesto de control
foto 3
foto 4

Siguiendo por la calle Arroyo del Osea se pasa una que sale hacia la izquierda llamada calle Portillo de la Mina y pasando otra que también sale a la izquierda llamada Cancha de los Resnos, se encuentra a mano izquierda el colegio Laude de Fontenebro. Se llega a la calle Mayor de Fontenebro y se gira a la derecha hasta alcanzar una alambrada separación de las urbanizaciones Fontenebro y Altavista. Se gira a la izquierda y se sube por la calle Peña Tejonera pasando otra calle que va hacia la izquierda llamada Canto Astial. Siguiendo por esa calle se alcanza la llamada Pradera de la Cierva hasta alcanzar una bifurcación que por la izquierda continúa asfaltada y por la derecha ya se ve camino ancho de tierra que va pegado a la tapia de una finca donde se ve la malla metálica y el seto formado a base de arizónicas (altitud 1.085 metros). Una vez dejada esa tapia se empieza a subir por un camino ancho por el que suben los empleados del Canal de Isabel II a realizar las labores en el depósito que hay al final de ese camino (el recorrido hasta este punto es de unos cinco kilómetros).
Para nuestra ruta, una vez andados poco más de 200 m. por ese camino ancho, hay que fijarse que a la derecha hay unas cárcavas que vierten el agua al camino y la más cómoda es la última de ellas, separadas pocos metros unas de otras. Tomada esta última se empieza una ascensión con un recorrido de unos 450 metros, salvando un desnivel de cerca de 100 metros, por un sendero en el que se pueden ver las huellas de las ruedas dejadas por los moteros que circulan a veces por aquí. A medio camino de esta ascensión se llega a una gran peña partida por una encina que nació en una grieta de la misma. Mirando a la derecha se ve otro sendero que sube por el otro lado del vallecito donde están ambos senderos, y siguiendo nuestra ruta se alcanza el alto de este sendero a los 15 minutos de haber empezado el ascenso desde el final de la tapia de la última finca mencionada anteriormente. En este ascenso se ven enebros, jaras pringosas, perpetuas, dragón amarillo, cañahejas, romeros con variedad de flores de distinto color, nido de cigüeña y otras especies que dependiendo de la época del año se ven o no. Antes de alcanzar la parte alta, se incorpora por la derecha el sendero mencionado antes y que sube por la otra vertiente del vallecillo por el que caminamos.
Esta subida se hace por el "Portillejo", y una vez alcanzada la parte alta (ya se está a 1.200 m. de altitud), el sendero se ve que desemboca en otro que por la parte derecha sube por el Barranco de Contadero desde el camino de C. Villalba a Hoyo de Manzanares, y por la izquierda conduce a la zona del Vallejo de la Cierva. Fijándose bien, se distingue casi de frente un sendero que lleva hasta el barranco de Contadero, y en primavera se puede beber el agua fresca del arroyo que discurre por ese barranco.
Tomado el sendero hacia la izquierda, el de nuestra ruta, se van alternando suaves subidas y llanos, lo que permite un descanso en la subida, y se ven gamones y cañahejas y al pasar una zona donde gira el sendero a la derecha, ya se pueden apreciar la Peña o Pico del Águila (como gusta decir a algunos), y el macizo de Canto Hastial a mano izquierda y más a la derecha la parte alta del Barranco de Contadero y Peña Herrera, atravesándose zonas con berceos, juncos, jaras de ládano (o jaras pringosas), algún enebro, cantuesos, perpetuas, romeros, tomillo salsero, ....
Al borde del camino, en primavera se pueden ver plantas de estrella amarilla o gagea nevadensis variedad guadarramica, y siguiendo la marcha se ven algunas cárcavas hechas en el terreno arcilloso. En un punto determinado hay un arco formado por dos encinas y a veces en pleno mes de julio se ve como escurre agua en esa zona, viéndose por allí además de berceos, matas de tomillo salsero, algún enebro afectado por el muérdago del oxicedro (parásito de la cada o enebreo blanco), y pasando varios torrentes, se alcanza una zona con bastantes berceos, entrando en otra con cárcavas producidas por el agua ayudadas por los moteros, y después de atravesar otra zona de jaras de ládano, se llega al lugar llamado "Peña Cobacho del Vallejo de la Cierva", lugar por donde se encuentra la línea divisoria de Collado Villalba y Moralzarzal. Continuando, en un punto determinado se encuentra un cruce de senderos de manera que el que sale a la derecha lleva hasta el "Alto del Vallejo de la Cierva", y desviándose hasta allí se puede apreciar entre dos encinas un montón de piedras apiladas en forma cónica encima de una lancha y en ésta se pueden ver grabadas cinco cruces, lo que constituye un mojón del que se hace mención en diversas actas redactadas con ocasión de diferentes reuniones celebrada para reconocimiento de deslindes por representantes de Collado Villalba y Moralzarzal, y en las que se puede leer que dice está situado en el "Alto del Vallejo de la Cierva".
En ese cruce de senderos, el de la izquierda sube hasta Canto Hastial y la Peña del Águila, teniendo por esta parte que da al Sur, una mayor semejanza a esa ave que por el otro lado o cara Norte de ese macizo, y desde hace unos años se aprecia en Canto Hastial una antena instalada en 2008 por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, formando parte de la red de comunicaciones para la defensa frente a los incendios forestales de la Dirección General del Medio Natural. Hay otras formaciones rocosas que la imaginación del que las contempla ve una cosa u otra, como la que se ve a la derecha de donde está la antena, que para unos es la cabeza de un carnero y para otros es la de un elefante con la trompa enrollada.
En las siguientes fotos se ve a la izquierda la Peña del Aguila en medio de otras formaciones rocosas y en la foto de la derecha se muestra esa otra formación o roquedal de Canto Hastial en la que se aprecia en el centro lo dicho sobre las rocas que para la imaginación de algunos es la cabeza de un elefante con la trompa recogida.


 vista de la Peña del Aguila    roquedal de Canto Hastial
foto 5
foto 6

Echando un vistazo hacia atrás, en dirección Sur, se ven la Cruz de los Caidos y el monte Abantos, El Escorial, Collado Villalba, el pantano de Valmayor, Cerro Lechuza, ... una hermosa vista de la zona.
Sigue el camino por una suave subida y se ven plantas como las botoneras o tomillos perrunos, también conocidas como manzanilla del Guadarrama, más berceos, abremanos o cardo alazorado, cerraja lanuda, cuajaleches (también conocido como galio), hierba de San Juan o hipérico, viboreras, ... y al encontrar una curva que lleva hacia la izquierda, se aprecia a mano derecha un sendero que conduce a la zona de Peña Herrera y al manantial de los Abantos, sendero que cuando empieza el descenso discurre por la parte izquierda del Vallejo de la Cierva hasta la zona del Romeral y su cruce con el que lleva al Mirador de Peñaliendre.
Continuando se llega a un punto en el que echando la vista a la derecha, se aprecia el valle por donde corren las aguas del arroyo de Peña Herrera, que forman antes de su confluencia con el de Peñaliendre, las llamadas Chorreras del Covacho. También se aprecia en el sendero una veta de cuarzo, que forma parte de la que desde Galapagar viene cruzando la carretera N-VI, continúa por el Cerrulén, sube por Hilo Blanco hasta Peña Herrera y continúa para alcanzar después de esta zona la Cañada Real Segoviana en terrenos de Cerceda y Manzanares El Real.

Se llega hasta una tapia de piedra que delimita la zona militar del campo de tiro del Palancar, viéndose un cartel donde se advierte con la siguiente expresión:

CAMPO MILITAR
PELIGRO
PROHIBIDO EL PASO

Este campo de maniobras es utilizado hoy día por la Academia de Ingenieros del Ejército, y afortunadamente ya hace tiempo que ya no es utilizado para las prácticas de la artillería, pues muchos en el pueblo recordamos algunos accidentes muy serios ocurridos hace años.
Al otro lado de la tapia se ve un cortafuegos y el sendero sigue cercano a la tapia y que está acompañada por una alambrada, así que se sigue esta ruta pegado a esa tapia y se llega a un punto en el que hay un montón de piedras sueltas de cuarzo, y mirando a la derecha se distingue la veta de ese material que viene desde el otro lado de la carretera N-VI (carretera de la Coruña).
Pasando al otro lado de esa tapia y la alambrada, se tienen unas magníficas vistas de la zona de la Pedriza, la Sierra de los Porrones, las cumbres de la sierra de Guadarrama, el embalse de Santillana, el cerro de San Pedro, el campo de maniobras, ...
En la foto que sigue se ve parte de la veta de cuarzo en el lugar donde se encuentra la misma tapia y la alambrada, que está a una altitud de 1.330 metros.

 zona de cuarzo

foto 7

Siguiendo el sendero, empieza una bajada que va pegada a la tapia y al llegar a donde se encuentra una encina, hay un giro a la derecha y el camino toma más pendiente encontrándose bastantes piedras sueltas y una cárcava en el eje del sendero, llegando a un punto en el que se distingue una trocha o sendero hecho por los jabalíes, que lleva a la zona donde está el manantial de los Abantos.
Continuando nuestro camino, se empieza a subir y se encuentran también piedras sueltas, se llega a un alto y de nuevo empieza una bajada acercándose el camino de nuevo a una tapia, hasta que en un punto determinado se ve la tapia a la izquierda a un par de metros y un portillo abierto en ella por donde pasan animales y los senderistas que van por estos campos. El sendero que sigue tomando una curva a la derecha lleva a la zona del mirador y casa de Peñaliendre, pero nuestro camino es el que se toma al pasar ese portillo.
En las siguientes fotos se ve el portillo en la tapia antes y después de pasarlo para seguir la ruta.


 portillo en la tapia antes de pasar    portillo en la tapia después de pasar
foto 8
foto 9

Pasado ese portillo, y si nos alejamos un poco de él, se tiene una vista de los campos de tiro de la zona del campamento militar, pero volviendo a nuestro camino, el sendero discurre pegado a la tapia y se alcanza una zona de jaras de estepa que tienen una altura de más de dos metros y van formando un arco con el sendero entre medias y se ve enseguida la Silla entre dos macizos rocosos, mostrando en la foto que sigue ese vista de los dos macizos de rocas, el de la derecha a más altura que el de la izquierda, y en medio la Silla del Diablo.

 una vista de la Silla entre los dos macizos

foto 10

La Silla se ve entre esos dos macizos de piedra pero al acercarse, se deja de ver debido a la ondulación del terreno (a la hora y quince minutos desde la última finca dejada en Fontenebro) y cuando se ven a la derecha los dos macizos solamente sin ver la propia Silla, es en ese momento cuando hay que estar atentos para localizar un sendero bastante desfigurado y empezar a subir, tardando pocos minutos en esa subida hasta la formación rocosa que forma la propia Silla del Diablo.

 vista de los dos macizos solamente

foto 11

Llegado al destino de esta marcha, se encuentran peonías, perpetuas, arces de Montpelier, cantuesos, encinas, ... y echando un vistazo de Oeste a Este, se ve Cabeza Mediana con la torre del telégrafo óptico, y más cerca se distingue la zona de la Sierra de Hoyo que se encuentra a Moralzarzal con la Solana y Peña Cardín; cerca se distingue el Alto de Camenciano con el cortafuegos que lo separa del macizo de Peña Covacha, y toda la llanura donde se encuentra el campo de maniobras del Palancar, distinguiéndose también la presa hecha por los militares en el arroyo Arenero, y además hay una magnífica vista de la parte de la Sierra de Guadarrama donde se distinguen el Montón de Trigo, Siete Picos, la Maliciosa, las Cabezas de Hierro, la Sierra de los Porrones y la Pedriza, el embalse de Santillana, el Cerro de San Pedro, ...
En la parte baja del monte donde se encuentra la Silla, se ve un antiguo corral utilizado antaño por pastores de Moralzarzal para guardar el ganado que pastoreaban por esos campos, el corral de Lanchamosa, siendo uno de esos pastores, Pablo Valle, el que iba con sus cabras por allí. También se ven las explanadas utilizadas por el Ejército para prácticas de tiro de armas automáticas y el garigolo o chamizo que hay junto a ellas, y bajando en dirección hacia el corral antedicho se puede ver el manantial llamado Fuente de La Mesa.
Merece la pena hacer esta marcha por lo hermoso del paisaje que se puede avistar desde aquí, así es como opina el que os cuenta esta marcha y que comparten aquellos a los que he llevado por estos pagos.


Seguidamente se ven dos fotos del último tramo del camino de subida hasta la propia zona de la Silla.


 sendero de subida    llegando al destino
foto 12
foto 13

En la foto que sigue, se muestra la Silla y aparece mi compañero Antonio González en una de las andanzas realizadas, en esta ocasión a la Silla del Diablo.

 una vista de la Silla

foto 14


El recorrido hecho desde la plaza de Moralzarzal hasta aquí es de poco más de 8,7 kilómetros y el tiempo empleado ha sido de unas 2 horas y 35 minutos, teniendo en cuenta que de vez en cuando hay que pararse para contemplar el paisaje o fijarse en unas plantas o alguna otra cosa que llame la atención, hacer alguna foto, tomar un sorbo de agua, etc. y si las paradas se prolongan puede llegar a ser de unas 3 horas.
Saliendo de Moralzarzal, a las 8:15, a los Tollares se llega a las 8;35, es decir se emplean 20 minutos en alcanzar la Cañada Real Segoviana, y 15 minutos después se llega al arroyo Arenas. La subida desde arroyo Arenas hasta el control de Fontenebro, 10 minutos; desde el puesto de control hasta la última finca por la que se pasa de dicha urbanización a la derecha de la calle Pradera de la Cierva y se toma el camino de tierra, 20 minutos. Desde ese punto hasta el encuentro con el sendero que viene por el barranco de Contadero unos 15 minutos, y hasta que se encuentra la veta de cuarzo en la tapia de la zona militar unos 35 minutos. Desde ahí hasta el paso por el portillo de la tapia 20 minutos y el último tramo hasta la propia Silla otros 20 minutos, lo que hace que la duración del recorrido sea de 2 horas y 35 minutos.

Y en el mapa siguiente se puede ver el recorrido de esta ruta marcado en verde.


 mapa de la zona

Hay quienes se acercan con el coche hasta la última finca de la urbanización Fontenebro pegada a la calle Pradera de la Cierva, con lo que se ahorran el camino desde Moralzarzal hasta allí, y parten desde ese punto, con lo que la merma del trayecto es de una hora (dos en total).

El desnivel total es de casi 400 metros, pues la plaza de Moralzarzal está a una altitud de 976 metros y la Silla del Diablo a 1.367, y una cosa a tener en cuenta es que la ruta está dentro del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, y si se debe ser respetuoso con el entorno en cualquier lugar del campo, más si cabe se debe ser en un parque natural.

Espero que disfrutéis de estos campos de Moralzarzal los que encontréis esta web describiendo la ruta y mucho más si la hacéis.


© 2006 - Antonio López Hurtado