El agua en Moralzarzal
(pincha en cada enlace y verás información sobre el tema que indica, p.e. vivero)

fuente de la Salud en los años 60

El pueblo de Moralzarzal se encuentra en una zona de la parte baja de la Sierra de Guadarrama, en la rampa o declive que hay entre el Sistema Central y la depresión que alberga la cuenca del río Tajo, con el monte isla de Cabeza Mediana al noroeste del pueblo, y el Serrejón, como ha sido conocida hace años la Sierra de Hoyo de Manzanares, al este-sureste del mismo, y entre medias el paso desde el valle del río Manzanares hasta el valle del río Guadarrama.

Se ignora el momento en que surge Moralzarzal como medio habitable fijo y en la época de la Prehistoria es fácil presumir que ya hubo hombres por nuestras tierras al haberse encontrado restos arqueológicos en el entorno del pueblo, como es Collado Villalba, Alpedrete (entre otras cosas el dolmen de Entretérminos y más restos), y en tiempos más cercanos a nuestros días en Boalo y Cerceda, como son las tumbas antropomorfas de la época visigótica en el Rebollar de Boalo y en las finca el Alcorejo y la Navilla de Cerceda, y el túmulo en una finca de Cerceda llamada Cabeza Negra, por lo que nuestro pueblo no debió ser menos.
El nombre de "Fuente del Moral" lo vemos por primera vez en el siglo XIII cuando reinaba el rey Sancho IV de Castilla y aparece más tarde en el Libro de la Montería, escrito en el siglo XIV durante el reinado de Alfonso XI, Rey de Castilla y León y por encargo de este mismo rey, libro en el cual se describen cuidadosamente y con gran detalle los montes y bosques así como su riqueza arbórea y la copiosidad de los animales que eran los apropiados para la caza mayor o montería, que era una de las diversiones y entretenimientos preferidos de las personas pudientes y nobles de esa época, se ve que se llamaba fuente del Moral, y en lo que sigue se menciona a nuestro pueblo en una parte del capítulo IX del tercer libro donde se trata sobre Los montes de tierra de Segovia, e Manzanares e val de Lozoya, y a partir del siglo XIV irá apareciendo cada vez con más frecuencia como lugar de caza y pastoreo.
Seguidamente se muestra parte de dicho libro en donde se hace mención a la fuente del Moral y también del Serrejón, versión de ese libro en una versión realizada por Gonzalo Argote de Molina.

mención

A lo largo de la historia de Moralzarzal se han descubierto fuentes y manantiales que han servido para dar de beber a los habitantes y a sus animales, y hay algunas fuentes que por el paso del tiempo han desaparecido, como es el caso de Fuente Antigua, la cual ya no se podrá recuperar, y se conoce por hacer referencia a ella en un mapa del pueblo que existe en el Archivo Topográfico de Madrid, mapa de 1876, y era una fuente que todavía algunos recuerdan haberla visto en la zona de la urbanización conocida como "El Circuito", que se abastecía del agua de un manantial que había en la herrén del Zarzal, o herrén de la Teresita, y era conducida hasta la zona de la urbanización. Esa herrén consta en el catastro como perteneciente a Rafael Berrocal Martín, esposo de Ascensión Prados Maya, padres de Teresa Berrocal Prados, de ahí lo de la herrén de la Teresita, esposa de Aquilino Morato González. Otra de las fuentes antiguas que se perdieron fue la fuente de la Salud, que debido a la expansión de viviendas en la zona del Redondillo, con la que se conocía como colonia de los pescaderos, por el hecho de construir fosas sépticas para recoger los desagües y aguas fecales, las buenas aguas de esa fuente se contaminaron y tuvo que condenarse de manera que no se siguió utilizando para su uso y aprovechamiento, con la buena fama que tuvieron.
La fuente de la que hay referencias y que se conoce como más antigua, por ser recogida en documentos, es la fuente llamada de la Salud, de la que ya hay mención en el siglo XVII en la obra "Registro y relación de minas de la Corona de Castilla".

A continuación se muestra parte de ese mapa indicándose subrayado en rojo el nombre de la fuente

mapa



A lo largo de la historia de los pueblos, siempre ha habido problemas por el aprovechamiento de los recursos naturales entre los habitantes de una misma zona territorial, a veces muy extensa, y tratándose del agua, tenemos ejemplos en tiempos modernos como el caso del Nilo, principal río del este de África cuyas aguas abastecen a unos cuantos países como Egipto, Sudán o Etiopía, expuestos a cambios de la evolución humana y variaciones de las restricciones o condicionamientos geográficos de la política, no han cedido para conseguir el control del preciado recurso. Hay otro conflicto, a causa del agua, que es el que se mantiene en Oriente Medio, motivado por el control del río Jordán, que se extiende más de trescientos kilómetros pasando por el Líbano, atraviesa Cisjordania y hace de frontera entre Jordania, Siria e Israel.
En la época medieval y debido a la cuantía de recursos en la cuenca del río Manzanares, los pobladores de la zona se dedicaron primordialmente a la ganadería y a la explotación forestal para así disponer de madera y carbón y en el tema del agua hicieron una red de caceras, zanjas o canales por donde conducir el agua para regar, que fueron usadas para el desarrollo agrícola, sobre todo para el cultivo de cereales y lino. Y así tenemos caceras como ejemplo en Navacerrada cerca del nacimiento del río Samuril, actualmente río Samburiel, o entre Becerril y Navacerrada en el arroyo Becedilla, hoy día llamado Matalibrillos, y otras más.

En la foto siguiente se muestra una cacera de nuestro pueblo, la Cacera Concejo que en la zona del polígono ganadero se adentra en la Dehesa Vieja, con la que se llevaba el agua para regar pastos y lo que se sembraba en ella.

cacera

En la zona del Real de Manzanares y sus territorios colindantes, hubo dilemas, problemas y luchas por la utilización de las aguas de dominio público. En este conjunto de poblaciones que ocupaban el territorio y entre las más cercanas al Moral, se han encontrado documentos, aunque pocos, en los que constan disposiciones con el fin de determinar reglas y normas para utilizar los recursos hídricos, arroyos y corrientes fluviales tanto para el riego de dehesas y campos de cultivo como para el uso propio para la higiene y tratamiento de la ropa como lavaderos y batanes.
La comarca de ubicación del Real de Manzanares es rica en bosques y corrientes de agua, y tras la Reconquista, esa zona se repobló con gentes segovianas que llevaban su ganado a pastar a las laderas del sur de la Sierra.
Hubo enfrentamientos y litigios entre pueblos colindantes por el uso de las aguas de los arroyos y ríos que eran comunes, y vemos pleitos que tuvieron lugar entre los vecinos pueblos de Cerceda y Moralzarzal, pues hay constancia de documentos aportados por la localidad de Cerceda a los autos del pleito mantenido entre la Villa de Madrid y de El Real de Manzanares, entre los que figuran las sentencias que hubo anteriormente y que fueron libradas por razón del uso del agua en las polémicas judiciales con Becerril y Moralzarzal, del que se expone en las líneas que siguen lo que concierne a Moral, pero también existen documentos en Moralzarzal sobre ese pleito.

Por otro instrumento antiguo, que así mismo fue exhibido, y se puso copia, resulta que ante Juan Fernández, e Miguel Martínez, Alcaldes Mayores del Real de Mançanares, Porquerizas y Guadalix, por la Duquesa de Arjona, y Iñigo Lopez de Mendoza su hermano, se siguió Pleyto entre dicho lugar de Cereceda, y los de Moral, y Zarzal, sobre su aveçencia de la Agua, que viene por el Arroyo, que dicen de la Garganta del Arroyo del Pez, y todas las otras Aguas, que a esto pertenecen y teniendo presente una sentencia Antigua de 8. de Junio, Era de 1334 dada por Alfonso Perez, Alcalde Mayor del Real, por el Señor Infante Don Fernando; y otra confirmatoria de 22 de Diciembre del año de 1394 de los Alcaldes, que a la sazón eran de Mançanares, por el señor Iñigo Lopez de Mendoza, y lo demás, que en dicho Pleyto se expuso, y fue probado, y visto, y considerado los dichos Cabildos, y Lugares, è Moradores, y Sembraduras, è Linos, è Trigos, è Rozas, è Tierras de ellos : I como los de Cereceda han más adegañas de Aguas, que non los de la Fuente del Moral, è Zarçal, dieron su sentencia con acuerdo del Bachiller Juan Ramirez, en 29. de Março de 1432. por la qual mandaron : Que los de Cereçeda huviessen dicha Agua, para regar sus Linos, y Trigos tres dias, y dos noches; y los del Moral, y Zarçal, quatro dias, y cinco noches de la semana, con varias declaraciones; de que unas, y otras partes apelaron en lo que les era perjudicial; y no consta de mas progresso.

Al tratarse de terrenos donde se sembraba lino y trigo, utilizando el agua de un arroyo llamado en ese documento como arroyo del Pez, hay que pensar que tiene que ser el que es conocido hoy día como el arroyo Regajo de los Mares o arroyo del Piojo, y más conocido vulgarmente en el pueblo como Reajo del Caño, en terrenos que hay de parte de Moral por la zona de los Linares y lo que hoy es el prado del Linar del Reajo, pegado a la Cerca de la Mata, y por la parte de Cerceda, los terrenos de la Cerca de la Lozana.

En ese arroyo, y cerca de la calle Capellanía, que separa los términos de los dos pueblos antedichos, se encuentran dos caceras que partiendo de dicho arroyo, la una que va cruzando dicha calle por la zona fronteriza de los términos y se adentra en la Cerca de La Lozana perteneciente al vecino pueblo de Cerceda, y la otra sale de un prado llamado Linar del Reajo, junto a la Cerca de la Mata, cruza el camino que pasando por Los Linares va hacia la calle Capellanía, se adentra en el prado Cubillo y se mete en los Cercados llamados de Fuentidueña, de nuestro pueblo, lugares y terrenos donde se sembraba lino y cereales como dice dicho documento.

En la siguiente foto se muestra la cacera de nuestro pueblo, que partiendo del Reajo del Caño desde la Herrén de los Linares llevaba el agua al prado Cubillos y los Cercados de Fuentidueña, con la que se regaban pastos y los cereales que se sembraba en esos terrenos de Moralzarzal.

cacera

Existe un documento relativo también a ese pleito por el reparto de las aguas del río del Pez, hoy día Reajo del Caño o Regajo de los Mares, aunque en su primer tramo es llamado arroyo del Piojo, documento que se encontraba guardado en el archivo del Ayuntamiento de Moralzarzal y que se ha enviado al Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, puesto que se encontraba en un estado bastante deteriorado y que ya se encuentra a salvo en su nuevo archivo después de ser sometido a su limpieza y a un proceso de recuperación, y en cuya cubierta se puede leer :

Traslado del pleito y sentencia del agua del río del Pez ganada en dos de Diciembre de 1431 =
Se concedió al Moralzarzal regar desde el domingo puesto el sol, hasta el viernes al salir, noches y días; y a Cerceda desde el viernes al salir el sol hasta el domingo al ponerse


En el documento se ve escrito en castellano antiguo, pero que transcrito dice :
Este es un traslado bien y fielmente sacado de un privilegio y sentencia de pleito entre los concejos del lugar de Cerezeda y el Moral y Çarçal sobre el agua del rio que llaman del Pez con que riegan sus linos y trigos scripto en pergamino de cuero que parece paso ante Alfon Mendez Scrivano que su tenor del dicho traslado secretario declaro en la forma que se sigue. --------
En la villa de Mançanares sabado veinte e dos dias del mes de diciembre año del nascimiento de nuestro salvador Jesucristo de mill e quatrocientos e treinta y un años. Este dicho dia ante Joan Fernandez Alcalde mayor en el real de Mançanares y en Porquerizas y Guadalix por los señores Duquesa de Arjona e Ynigo Lopez de Mendoça su hermano y en presencia de mi Alfon Mendez scrivano publico del dicho real de Mançanares y de los dichos lugares: Por los dichos señores Duquesa de Arjona e Ynigo Lopez de Mendoça su hermano y de los testigos de yusso scriptos este dicho dia ante el dicho Alcalde pareçio Joan Fernandez de Castilla vecino de la Cerezeda asi como procurador que es del cavildo y omes buenos del dicho lugar Cerezeda e Miguel Fernandez de el Çarçal asi como Procurador de este cavildo y omes buenos de la fuente el Moral adegañas de la dicha villa del Mançanares dixeron al dicho alcalde en como bien sabe que los ha dado algunos terminos para que viniesen a oyr sentencia sobre rrazon del pleito que ante el y ante miguel martinez alcalde mayor del dicho real de mançanares por los dichos señores = su compañero an tratado por nombre de los dichos cavildos sobre en razon de el agua con que riegan los linos y trigos tresmessinos y otros si los avia asignado termino para oyr dicho dia para que viniesen a ver dar la dicha sentencia por nombre de los dichos cavildos ......

Una parte de esto que se ha escrito en las líneas precedentes se puede ver en el trozo del documento que se muestra seguidamente, y que consta en la primera hoja de dicho documento relativo a esta sentencia.

cabecera

Sigue el documento diciendo cosas con cierta reiteración de nombres y datos, y se menciona al infante Don Fernando, la avenencia del reparto de las aguas de lo que llaman Garganta del arroyo del Pez, y se hace referencia a otra sentencia dada en 1.334 y otra del día 22 de diciembre de 1.394 confirmando la anterior con las razones aportadas por los señores dichos en líneas anteriores. Este documento es un traslado del documento antiguo y está realizado en el año de 1.596, por el que se concedió a Moralzarzal regar desde el domingo puesto el sol, hasta el viernes al salir, noches y días; y a Cerceda desde el viernes al salir el sol hasta el domingo al poniente, como dice en la parte del documento donde se puede leer lo que corresponde al fallo :
Fallamos que por quanto vi sobre la dicha razon non fuese remediado e determinado como se debia partir de la dicha agua en que manera y en quales dias e noches deben regar los dichos cavildos e omes buenos sus linos y trigos que se seguiran muchos males asi puñadas e feridas como de otros inconvenientes que no seria en servizio de Dios ni de los dichos señores e seria despoblacion de su tierra y por escussar de ser fechos muchos juramentos non devidamente por algunos de los cabildos sobre la dicha razon conviene ser puesto remedio en la dicha caussa por ende Mandamos que los del cavildo de la Cerezeda que aian la dicha agua para regar sus linos e trigos tres dias y dos noches = y los del cavildo de la fuente el Moral y çarçál que ayan la dicha agua quatro dias y cinco noches Para Regar sus linos e trigos y que sea en esta manera = Que los del cavildo de la fuente del Moral y çarçal que dexen el agua a los del cavildo de la Cerezeda el viernes salido el sol y el sabado con sus noches y el domingo fasta el sol puesto de cada parte para con que rieguen los dichos sus linos e trigos ansi que son los dichos tres dias y dos noches y los del cavildo de la fuente del Moral e çarçal que ayan la dicha agua la noche del domingo despues de puesto el sol de cada parte y el lunes y martes y miercoles y juebes con sus noches ................

Y seguidamente se puede ver parte del documento donde se da la sentencia dictada en el año 1.431 para el conflicto o litigio habido entre los dos pueblos vecinos, Cereceda y la fuente del Moral y Çarçal, acaecido en el siglo XIV y XV, sentencia que se ve en ese documento del siglo XV.


sentencia

Sigue exponiendo que cualquiera que quitare o tomare el agua de la otra parte a escondidas o a la vista será sancionado con una pena de cien maravedíes, repartiéndose la mitad para los alcaldes ordinarios del Real y la otra mitad para la parte agraviada, viéndose en dicho documento :
Y mandamos aya Razon de en quando a cada uno de los dhos cavildos regaren sus linos y trigos que tiempo dias y nochesa cada parte de los dhos cavildos limitados que ninguna persona de la otra pare non tome ni tire el agua alguna persona ni personas del cavildo que regare sus linos y trigos en los dhos dias y noches asignados ni se perturben ni quiten ni molesten en los dhos dias la una parte a la otra segun dho es y qualquiera que quitare y tomare la dha agua en publico o en escondido o en otra qualquier manera alguna a las dichas partes y en los dhos dias y noches que pague la pena de los Zien maravedies que dio el dho Alfon Perez ...... continuando el documento y en el mismo se ven nombres de testigos presentados, como Juan González, Alfon González, escribanos del Rey, y Bartolomé González, vecinos de Manzanares y Pedro Hernández Panadero, vecino del "Çarçal" así como Venito Hernández Mesonero, vecino de Villalba e hijo de Pasqual Fernandez, mesonero que es del Collado Villalba.
Dice que lo escribe en pergamino de cuero a petición del Miguel Fernández, Procurador del cavildo de la Fuente del Moral, y lo firma.
Fue consentida dicha sentencia por ambas partes en el día nueve de marzo de 1.432, y finalmente se ve en el documento que el traslado de la sentencia fue realizado por Valentín de Salamanca en el año de 1.596, en el día 22 del mes (que no se puede leer por faltar esa parte del documento), acabando éste diciendo en Fe de la Verdad y se ve la firma de Valentín de Salamanca, viéndose al final su firma.
A continuación se muestra la parte del documento en la que aparece la firma de Valentín de Salamanca.

firma

Por los datos de fechas de este documento y de los que hace referencia, vemos que el Concejo de nuestro pueblo existe desde esos años referenciado en estos escritos que afortunadamente y a D.g. se han conservado y los podemos disfrutar.

Dejando pleitos y diferencias habidas entre los pueblos del Real de Manzanares en el entorno de Moralzarzal, que son parte de la historia de nuestro pueblo, seguimos con datos relativos al agua en esta época más moderna, que hacen mención a hechos acaecidos en nuestro querido Moral.

Desde hace muchos años y debido a la ganadería como fuente de riqueza de la zona, los ganaderos procuraban recoger la aguas de manera que pudiera beber su ganado y así se ha llegado a tener una buena colección de fuentes y pilones como abrevaderos. Por ejemplo, en la dehesa de arriba están las fuentes del sapo, la de matarretazos y la de la bardaguera y la de la entrada al lado del polígono de la Encinilla, todas ellas con sus pilones correspondientes, y hace poco tiempo hay otra cerca del embarcadero.
Para el consumo humano, además de los manantiales que había en un principio, como podía ser la fuente del Zarzal, se recogieron las aguas y se trajeron hasta el pueblo. Un ejemplo de ello es la fuente de los Caños o de los Cuatro Caños, nombre que correspondía con los cuatro caños que soltaban agua que provenía del manantial de Robledo y de otro manantial de la Ladera. El agua de los caños grandes venía del manantial de Robledo, recogiéndose en la zona donde se encontraba el vivero, en la Ladera, y el de los pequeños, del agua que manaba en un manantial que hay en la Ladera, se recogía en un pozo que hay cerca del depósito nuevo de Juncarejo, pudiédose ver aún hoy día las tapas de las arquetas de la conducción.
En un principio la fuente conocida como la de los 4 Caños, era solamente de dos, con los dos caños pequeños má el pilón que aún se conserva y podemos ver hoy día, y era conocida como "fuente Vieja". Los otros dos caños se pusieron en 1885 y proporcionaban un buen caudal de agua al pueblo.

En EL DIARIO OFICIAL DE AVISOS DE MADRID del martes 21 de agosto de 1883 se informa de que se aprueba la subasta verificada por el Ayuntamiento de Moralzarzal de las obras necesarias para proveer de aguas al pueblo, que coincide con las obras de traida de aguas desde el Robledo, y el día 15 de agosto de 1885 aparece una noticia en el periódico EL GLOBO donde se informa que se inaugurará el día 15 del corriente mes (agosto) la traida de aguas, así como también en el diario LA REPÚBLICA del 15 de agosto, fecha que coincide con la que hay en el frontis de la dicha fuente de los Cuatro Caños.
De cuando en 1884 era responsable de la Depositaría del municipio Basilio Sanz Esteban, hay un documento que conservaba su hijo Basilio Sanz González en el que consta la "Liquidación que se forma a Basilio Sanz, cobrador de propios", en el que aparecen cuentas de varios años, desde 1883 hasta 1886, y en una de ellas se ve que se pagó a Julián Berrocal en fecha 30 de junio de 1884 la cantidad de 17,77 pesetas para el replanteo de la traida de aguas, pago realizado por el Ayuntamiento, y es claro que se trata de la traida de aguas desde el Robledo hasta el pueblo, puesto que era la única obra pública relativa al agua en esas fechas.

Las conducciones y tuberías se estropeaban o cegaban y había que hacer limpieza o reparaciones y en actas de las reuniones del Ayuntamiento se ven datos de estos hechos. En el acta de 14 de julio de 1899 está anotado que de Fuente Vieja, la de los caños pequeños, 1/3 pertenece a Juan Pablo Fernández y 2/3 al Ayuntamiento, siendo Juan Pablo Fernández el sucesor de propiedades de Julián de Fuentes, y se dice que hay que limpiar las tuberías de hierbas y demás (de la propiedad y reparto de las aguas se ha visto en el apartado de los caños pequeños que corresponde al enlace anterior donde pone pequeños). Pero es curioso que siendo las proporciones de 2/3 del pueblo y 1/3 del Sr. Fernández, cuando había que hacer algún trabajo de la traida de aguas, los gastos iban a medias, como se ve en acta de 29 de julio de 1899 en donde está escrito que se comunica al copropietario de Fuente Vieja sobre el arreglo de tuberías para evitar derrames y pérdidas, la mitad la paga el Ayuntamiento y la otra mitad Juan Pablo Fernández, sucesor de derechos de Julián de Fuentes, siendo Juan Pablo yerno del ganadero Vicente Martínez al estar casado con Manuela, hija del ganadero, y que fueron propietarios de la casa de la Huerta.
Para la reparación de la acometida de la fuente pública se reciben tres presupuestos de sendos industriales de Madrid, con el precio de metro de tubería, y es escogido el de Laureano Ortiz de Zárate de la c/ Toledo nº 44 de Madrid a 5 pesetas con 20 céntimos el metro y eso consta en el acta de fecha 12 de agosto de 1899, y el 26 de agosto consta que el escogido, Ortiz de Zárate, rebaja un 2% en los 700 metros de tubería y puestos en la estación de ferrocarril de Villaba.
Como la acometida discurría entre arquetas, se encarga adquisición de 12 pilas para 12 arquetas, de hueco 0,80 x 0,80 x 0,60 y "dimensiones de 1,12 de latitud por 1,12 de longitud y 0,90 de altura", encargándose al gremio de sacadores de la localidad, a razón de 100 pesetas de saca y para construir en la Ladera de Matarrubia al lado del Robledo, acuerdo tomado y que consta en el acta de ese 26 de agosto de 1899, y como hubo problemas con esas piezas, hay constacia en el acta del 14 de octubre de ese año de indemnizar a los sacadores Manuel González Martín y Máximo Sastre Estévez, a los que han inutilizado por dos veces una pila de las contratadas por el Ayuntamiento, con 75 pesetas que se incluirán en el capítulo de compostura de fuentes. En esa fecha se trató también por la Junta municipal la rotura de la cañería de Fuente Vieja y se acuerda su reparación, avisando a D. Juan Pablo Fernández, como copropietario de la fuente.
Otra mención al sobrante de agua de la fuente de los Cuatro Caños se ve en el acta de la sesión del 10 de julio de 1920 en la que se hace mención del "agua sobrante del Caño" y de la subasta por 100 pesetas.
De los controles sanitarios si hay constancia y en el acta de la sesión del Ayuntamiento de 16 de agosto de 1914 se puede leer que se toma muestra, en tres botellas, de agua de tres fuentes públicas para análisis, de fuente principal, cuyas aguas vienen del Robledo, de Caño Viejo y la Salud. También se puede ver que la producción de las tres fuentes era bastante considerable y se dice en ese acta que la producción de la fuente principal es de 122.688 litros, lo que es lo mismo 7.668 arrobas de agua, de la fuente Vieja 15.888 litros o 993 arrobas y de la de la Salud 4.896 litros o 306 arrobas, lo que hace un total de 143.472 litros al día, y por lo tanto da por habitante y día 177,23 litros, "siendo 810 los habitantes del pueblo según el último censo aprobado".
Relativo a la fuente del Zarzal hay que traer a la memoria lo que se habló en una reunión del Consistorio celebrada el 11 de enero de 1914, en la que se acordó construir un depósito y la conducción de aguas desde los manantiales de la fuente del Zarzal y sus adyacentes para conducirlas a una fuente que se construya en el sitio que ocupa la de las Camachas y pilas necesarias para abrevadero de ganados. Se irá el día 20 del corriente a estudiar el asunto sobre el terreno.
Y en el acta de la sesión del 10 de mayo de 1914 consta el tema de la permuta de un trozo de las Herrencillas de Doroteo González González donde el Ayuntamiento piensa conducir las aguas de la fuente del Zarzal y construir una fuente pública y abrevadero de ganado, por el corral llamado Concejo, sin diferencia de precios. El Ayuntamiento hará tapia de separación del resto de las Herrencillas, que seguirán del Sr. González. Los gastos serán a medias e irán al notario el Sr. D. Doroteo González González y en representación del Ayuntamiento el regidor síndico Luis González Sanz.

Otra muestra como ejemplo de la riqueza acuífera del pueblo la tenemos en la fuente de Matarrubia que daba el agua que se recogía en un pozo de la ladera que hay por encima del arcillero (cerca del parque de la Tejera) pudiéndose ver justo donde hay unos chopos y que fue obra de los vecinos del Barrio de Arriba en 1925.
El depósito de la Ladera se encuentra en la ladera de Matarrubia, fue construido en 1928 y recogía las aguas de varios manantiales de la Ladera y del Valle, siendo el manantial que más arriba se encuentra, el de la fuente de la casa del guarda o casa del zapatero (el tío Juan) que hay arriba del Valle, viéndose en la foto que sigue como era hace años, sobre 1959.
En la publicación LA CONSTRUCCIÓN MODERNA del 15 de diciembre de 1926 se da la noticia del acuerdo para la concesión de un préstamo, por parte de la Delegación de Barcelona del Instituto Nacional de Previsión, para las obras de abastecimiento de aguas y alcantarillado de Moralzarzal, coincidente con las obras de la traida de aguas del Valle. También aparece en la edición del jueves 4 de noviembre de 1926 de EL SIGLO FUTURO la información de la reunión de la Comisión de Inversiones del Instituto Nacional de Previsión en la que se acordó la concesión de varios préstamos, entre ellos uno para obras de abastecimiento de aguas en Moralzarzal.

fuente de la casa del guarda

Otras fuentes también tuvieron fama como la de la Salud, que se perdió a causa de las urbanizaciones, ya que aparte de contaminar el agua, al final cortaron las venas, fuente que se inauguró durante los días de las fiestas del mes de octubre de 1897 según se desprende de la noticia dada por el periódico EL LIBERAL de fecha 6 de octubre de ese año y en un artículo aparecido en LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA el lunes 3 de diciembre de 1923 comentando una excursión desde Villalba a la Pedriza (Manzanares el Real) se hace mención a esta fuente sin nombrarla explícitamente, que dice :
"llégase a la entrada de Moralzarzal, que se deja a la izquierda, precisamente en el kilómetro 11 de la carretera; a la derecha de la bifurcación se encuentra una fuente de agua riquísima, muy estimada en aquellos alrededores"
y no es otra sino la fuente de la Salud.
Referencias a la fuente de la Salud en las actas de las sesiones del Ayuntamiento celebradas en el primer cuarto del siglo XX hay solamente una y es la relativa a una avería por haberse obstruido por la que se pagó 33,50 pesetas en los jornales invertidos para limpieza y reforma.


Otra que también tuvo fama fue la del Portillo de la Mina, que llegó a embotellarse. Hoy día se ve un poco más abajo de donde estaba el manantial (ahora cegado por la arcilla), un caño del que sigue manando agua aunque no en época estival.
Sobre lo dicho de embotellarse el agua de la fuente de la mina del Portillo (como decían antiguamente), es curioso ver en periódicos de finales del siglo XIX y principios del XX cómo se publicitaba y se hacía propaganda de ese agua, manantial que facilmente fuera resultado de manar el agua en lo que era la mina que se dejó de explotar hace años, de ahí que en la la toponimia del lugar esté "mina del portillo" y actualmente se denomina "portillo de la mina".
Ese manantial llamado Aguas La Fe, tuvo distintos propietarios, según se desprende de noticias aparecidas en diversas publicaciones de la época, pues en un anuncio aparecido en el diario liberal LA IBERIA el viernes 6 de marzo de 1891 sobre el agua de La Fe, en el cual el Ministerio de la Gobernación la declara de utilidad pública, hace referencia al propietario que es D. Ramón Manrique de Lara

reseña de LA IBERIA


Pero en otro artículo de esa misma publicación, LA IBERIA, aparecido años antes, con fecha miércoles 30 de mayo de 1883 con ocasión de la EXPOSISICIÓN DE MINERÍA, ARTES METALÚRGICAS, CERÁMICA Y CRISTALERÍA celebrada en Madrid en el parque Campo Grande (conocido actualmente como parque del Retiro), en el apartado relativo a las aguas medicinales, se hace referencia al descubrimiento hecho por D. Ramón Manrique de Lara del manantial de la mina La Fe empleando ocho años de investigación y sacrificios, pero que valieron la pena, es decir, que por lo menos desde 1875 esta persona trabajó en el manantial.
La exposición se celebró en el Palacio de Velázquez que se encuentra situado en el Parque del Retiro de Madrid, muy cerca del Palacio de Cristal, y que hoy día se dedica a la celebración de exposiciones, fue construido entre los años 1881 y 1883 para albergar la Exposición Nacional de Minería, que tuvo lugar entre los meses de mayo y noviembre del año 1883, debiendo su nombre al arquitecto que dirigió su construcción, D.Ricardo Velázquez Bosco, perteneciendo en la actualidad al Ministerio de Cultura y en él tienen lugar exposiciones temporales del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Hay personas que recuerdan la entrada a esa fuente de aguas tan apreciadas, con una puerta de reja metálica y unos escalones para bajar a poder tomar un vaso de agua, y a continuación se muestra parte de la publicación de ese periódico en donde aparece al artículo relativo al agua de la mina La Fe, en el que se dice que contiene yodo, hierro, antimonio y manganeso.

reseña de LA IBERIA

En ese artículo aparece como "aguas de Villalva" cuando en realidad se tenía que decir Moralzarzal, pero es facil la confusión puesto que el manantial está en terreno de nuestro pueblo, pero casi lindando con Villalba, eran terrenos propiedad de la familia de D. Vicente Morales y hoy día pertenecen al campo de tiro militar, zona que se conoce por los lugareños como el Portillo de la Mina.
Relativo también a esa exposición apareció el martes 12 de junio de 1883 un artículo en la publicación EL GLOBO y en el que se habla de las aguas medicinales arsénico-yoduradas, ferruginoso-antimoniales de la mina "La Fe", analizadas por dos farmacéuticos de Madrid, uno de ellos catedrático de la Facultad de Farmacia y el otro del Hospital de La Princesa.

reseña de EL GLOBO


Y en una reseña aparecida en el número 20.458, año LXI del diario LA EPOCA el sábado 21 de septiembre de 1907 sobre el agua de La Fe, se hace mención de un premio que la otorgaron en la exposición de Industrias Madrileñas, como expositores de productos dentro del grupo segundo de hidrología y salinería a D. José Santiago Magallón y a D. Francisco Magallón (ya son otros los dueños del manantial).

reseña de LA EPOCA

El propietario defendía su negocio como se puede ver a continuación y en esa noticia se hace mención a la mina La Fe.
Eran aguas muy apreciadas y en la reseña aparecida en EL IMPARCIAL el domingo 16 de julio de 1882 sobre el agua de La Fe, el propietario se queja y puntualiza que el agua que se vende en un negocio de la calle Concepción Jerónima no tiene nada que ver con el agua del manantial de su propiedad.

reseña de EL IMPARCIAL

A continuación se pueden ver dos reseñas en las que se cuenta de las bondades y características del agua de de esa mina, y parece que era aplicable a un buen número de enfermedades, la mayoría conocidas por la gente, aunque hay una que hace excepción, la COREA, llamada también "Chorea Santi Viti", que si es conocida vulgarmente como el baile de San Vito. Seguidamente a la izquierda se ven las aplicaciones y a la derecha aparecen los nombres de farmacias y droguerías que vendían el agua y la calle donde se encontraban esas.

anuncio   anuncio

El agua se vendía embotellada y el precio en Madrid era de 0,75 pesetas la botella, aunque subía a 1 peseta si era para fuera de Madrid, según he podido comprobar en el periódico EL IMPARCIAL del jueves 6 de abril de 1911, apareciendo también ese anuncio del precio en la misma publicación pero de los días 1 de abril y el 16 de abril, saliendo también en el anuncio que el depósito único para España y el extranjero estaba en la calle Jacometrezo nº 40 y 42.
Pero una cosa que estaba escondida en el recuerdo es que en Moralzarzal hubo un balneario y así aparece en la relación de establecimientos balnearios y de aguas minero-medicinales oficialmente reconocidos en España y declarados de utilidad pública, relación dada en la publicación LA ILUSTRACIÓN ESPAÑOLA Y AMERICANA, año LXIV nº II del 15 de enero de 1920. Había un establecimiento y se ve en la relación que aparece otra lista de aguas minero-medicinales que carecen de establecimiento por hallarse solo su uso en bebida. También aparece esa lista en esa misma publicación pero el 30 de abril del mismo año así como el 8 de mayo. Aquí abajo aparece parte de esa relación de establecimientos balnearios, dando el nombre, la provincia, la estación de ferrocarril más cercana y el tipo de aguas

lista de balnearios

Además se ve en varias publicaciones de prensa que se hace mención a vacante de médicos directores de baños y aguas minero-medicinales en Moralzarzal, entre otros lugares, como en la publicación EL DIA del domingo 12 de febrero de 1893, a fin de que puedan optar a ellas en el concurso que se verificará el día 14 de marzo a las tres de la tarde, los médicos numerarios y supernumerarios del cuerpo.
También aparece en esa publicación, pero en la del jueves 18 de enero de 1894, para concurso a celebrar el 19 de febrero de 1894 en el salón de sesiones del Real Consejo de Sanidad, diciendo además que quedan anulados desde esta fecha todos los nombramientos de médicos directores interinos. Esta misma convocatoria aparece en EL SIGLO FUTURO del sábado 20 de enero de 1894. En EL HERALDO DE MADRID del miércoles 9 de enero de 1907 también aparece vacante la plaza de Moralzarzal y en esa publicación se da cuenta del "Anuario-guia general de los balnearios y aguas minerales de España y mediodía de Francia", de D. José L. Costa.
Es decir, que el establecimiento balneario de Moralzarzal tenía un médico director de tratamientos, y se ve en una noticia aparecida en LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA el lunes 3 de febrero de 1896 que el médico es D. Eduardo Moreno Zancudo, que también aparece en EL IMPARCIAL del miércoles 5 de febrero de 1896, como se muestra a continuación.

lista de médicos

Esto es muestra de la calidad de las aguas de Moralzarzal y la fama que tuvieron, datos que se olvidaron y que es bonito recobrar para conocimiento de los que vivimos en este hermoso pueblo.
Dentro del casco urbano hay otras fuentes como la de la plaza, la de la Avenida de la Salud, en la calle Antón, en la Casa Grande y en algunos de los parques que hay en el pueblo como el de la Tejera. La fuente de la plaza se encuentra junto a la fachada de un edificio que hay en la plaza de la Constitución pegado a la plaza de la Fragua, habiendo estado primitivamente pegada a la fachada de otro edificio de la plaza de la Constitución que hubo donde ahora está el estanco, luego fue colocada en medio de las gradas que allí hubo cuando estuvo de alcalde Leoncio González en 1919, trasladada posteriormente a la plaza de la Fragua cuando era alcalde Eduardo Balandín y por fin a su ubicación actual.
En el acta de la sesión celebrada el 21 de mayo de 1902 por el Consistorio en el Ayuntamiento, se menciona la fuente pública incrustada en la tapia que ha construido en la plaza pública Guillermo González Solís (antiguamente era y hoy día es la plaza de la Constitución y entremedias se llamó del Generalísimo).
Hay otra referencia a esa fuente y es la relativa a un trabajo hecho por un fontanero y los problemas que hubo, lo cual se puede ver en el acta de fecha 10 de junio de 1922 en donde dice que al hojalatero Joaquín Bermejo no se le abonará la recomposición hecha en la fuente de la plaza y colocado un grifo que desparrama el agua por todos lados y dificulta llenar las basijas y no ser eso lo tratado con él, y no se le abone hasta que sustituya dicho grifo.



El manantial de Borrico Parra, que se encuentra más arriba del camping, entre el cordel de la Cerca de la Dehesa y la tapia de la Dehesa de Arriba, abastecía a casas particulares que hay en la Avenida de la Salud y en la de las Eras y que eran conocidas antiguamente como El Estanque (hotel azul) y Vilches respectivamente, concesión que se adjudicó por 99 años. En el acta de la sesión del Ayuntamiento de fecha 13 de agosto de 1921 se ve que "D. José Velázquez y Martín Zamorano y D. Manuel Vilches Ramón, vecinos de Madrid y dueños de hoteles en este pueblo, solicitan que para dotar de agua a sus fincas se les concede encauzar las aguas que producen dos fuentes que nacen en este término, en la Cañada Municipal que desde la portada del Herren del Reventón conduce al Serrejón, en el sitio de Borrico Parra".
Y en la sesión del Consistorio celebrada el 03 de septiembre de 1921 se dice que se les concede a D. José Velázquez Martín Zamorano y a D. Manuel Vilches Ramón el aprovechamiento de la aguas de dos fuentes que nacen en el paso público de la Dehesa Nueva al Serrejón, en el sitio de Borrico Parra y según la ley, la concesión se hace por 99 años. También consta que tienen que hacer 2 pilas de 2 metros por 1 metro o 3 pilas que reunan la misma longitud para abrevadero de ganados y que los desperfectos producidos los asumen ellos y no deben molestar el paso de ganados al poner las tuberías.
Los restos de esas pilas se encuentran en el cordel de la Dehesa Nueva, más abajo que los manatiales y son visibles si se va por un sendero cercano a la tapia de la Dehesa.
Seguidamente se muestra parte del documento del contrato firmado por el Ayuntamiento de Moralzarzal y los Srs. Vilches y Velázquez, dueños de las casas conocidas como chalets, o según se decía en el pueblo, hoteles de Vilches y de Velázquez.

contrato


Además, parte del agua era aprovechada para suministro al pueblo como se ve en el acta de 22 de octubre de 1923 cuando se denuncia que la arqueta no se halla corriente y se requiere a los dichos señores para que dejen expedita la corriente de agua correspondiente al pueblo según contrato, para evitar perjuicios al público, pero veamos quienes eran esos dos señores.
José Velázquez Martín Zamorano fue tesorero de la Junta de Gobierno del Círculo de Bellas Artes, el cual fue nombrado en la junta general extraordinaria celebrada en noviembre de 1928 por ese Círculo, según se ve en el periódico ABC de fecha 20 de noviembre de ese año.
Manuel Vilches Ramón fue un cordobés que con veinte años vino a buscar fortuna a Madrid, y en la capital empezó a trabajar en el Café Fornos, que luego pasaría a ser el Gran Café, lugar donde tomó contacto con gentes del mundo del arte y la literatura, pues ese café, que ya no existe y que se encontraba en la esquina de las calles Alcalá y Virgen de los Peligros, fue uno de los cafés de tertulia más famosos de Madrid por entonces. Como consecuencia de su arrojo y tesón, logró introducirse en el mundo del Arte y abrió un primer establecimiento en la calle del Príncipe, dedicado a la venta de miniaturas, caricaturas y molduras artísticas, lo que fue el principio de una serie de salas dedicadas al mundo del Arte, que luego siguieron sus descendientes y desembocaron en el Salón Vilches o Sala Casa Vilches.

Hay otras fuentes que son muy poco conocidas como la fuente de la Navata o la del Cuchillar, rehecha hace muy poco tiempo por un tal "sardina" como es conocido en Hoyo de Manzanares, población muy cercana a dicho manantial, el manantial de los Abantos cerca de Peña Herrera o la fuente del Huerto en la zona de Cerrulén. En la zona militar y por el mero echo de estar allí, las fuentes que hay también son desconocidas, como el manantial de la Mesa que está a los pies del Portillo de la Mina, la fuente de la Mesa en la falda de la Silla del Diablo, la fuente de las Cabras en la zona de la Moraleja, la fuente de las Cochinas en la zona de Canto Cachado y la fuente Mocarra cerca de la finca de las Pozas y del alto de Matacerrajoyo, así como la fuente del Guijo en la falda de la Solana. Otra que solamente recuerdan algunos mayores es la fuente de los Gorrones, y de ella se hace mención en el acta de 14 de enero de 1917 cuando Ramón Sanz González solicita terreno para incorporarlo a su propiedad que tiene en el sitio de Matalebrillo o fuente de "Los Gorrones", siendo el terreno solicitado el que hay entre el Quiñón de Ramón Sanz y otro de Bernabé Maya, "quedando la fuente de los Gorrones para el municipio a unos tres metros de distancia de lo solicitado" (está cerca del arroyo Matalebrillos y junto al camino que llevaba a las canteras y a la fuente de la culebra, próximo al puente de la carretera a Mataelpino).
Otras poco conocidas son la fuente de la Fonfria que se encuentra en el Cerro, y más concretamente en la finca llamada Laderas de la Suerte y otra es la fuente del buey que se encuentra muy cerca de Pico Martillo, a unos cincuenta metros bajando hacia el pueblo, oculta por las zarzas y junto a la que hay un pino de Valsaín y unas matas de brezo blanco.

Para sacar el agua de los pozos, se emplearon distintos métodos y medios y hubo uno muy usado que era el empleo de bombas aspirantes, (en la Dehesa Vieja) y los mayores recordarán la Huerta de Escalada, donde había una noria a la que normalmente se ataba un burro o un mulo que dando vueltas sobre un eje, hacía que se moviera el mecanismo de forma que los cangilones subieran del pozo llenos de agua y lo soltaran en el pilón del cual se repartía para regar. Algunos nos bañábamos en ese pilón y recordamos lo fria que estaba el agua. Esa noria aún se conserva pero solamente como mero recuerdo y en plan de elemento decorativo en el jardín de una casa de propiedad privada.

Verdaderamente estamos en un terreno donde se puede encontrar agua por bastantes lugares y generalmente se ha aprovechado bien. Antiguamente eran los pastores los que solían preocuparse de recoger el agua de los manantiales y mantenerlos limpios para poder satisfacer su sed y la de su ganado, y en otras ocasiones han sido los dueños de fincas de "recreo" para su servicio, aunque también solían tener ganado y por tanto necesidad de agua, como pasaba en la finca "El Palancar" con sus establos y cuadras (esta finca fue hasta principios del siglo XIX propiedad de Aniceto González González y luego pasó a manos de D. Emilio Riaño, notario de Colmenar Viejo, finca que fue expropiada posteriormente para el campo militar de tiro de "El Palancar") y otras como la "casa de la Navata", y muestra de ello es una conducción que llevaba el agua hasta dicha casa utilizando tuberías de uralita e incluso otra conducción que con tuberías metálicas llevaba el agua por otro recorrido hasta esa misma casa.
Desde esa conducción de tuberías de uralita, sale un ramal que llevaba el agua a un vivero cercano al que abastecía para poder regar y pude hacer el recorrido por donde va la conducción al vivero y ver lo que queda de ello, aunque ya se encuentra en estado ruinoso.
A lo ancho del término de Moralzarzal y cuando caminas por sus campos te encuentras con muchos arroyos que puedes comtemplar en pleno apogeo en tiempo de primavera ya que en época estival muy pocos llevan el líquido elemento. En cualquier caso, el abastecimiento de agua al pueblo está garantizado por tres depósitos que son el de Herrenes, en la parte alta de la Dehesa Nueva, el de Juncarejo en la ladera de Matarrubia y el que está cerca del Cañuelo, el depósito Retamar.


Si quieres ver álbumes de fuentes, manantiales y pilones del pueblo lo puedes hacer pinchando en las fotos siguientes (tarda un poco)
pincha en cada foto correspondiente para ir a cada uno de los cinco álbumes que hay
(poniendo el puntero sobre cada foto se puede ver la leyenda correspondiente)

antigua fuente del Zarzal fuente de la casa del guarda antigua fuente de la Salud antigua fuente de la calle de las Camachas restos del fallido depósito del Retamar
primer  álbum
segundo álbum
tercer  álbum
cuarto  álbum
quinto  álbum


En el apartado que se puede ver desarrollado al pinchar en el enlace del depósito de la Ladera, se mencionan algunos de los lugares donde las mujeres iban a lavar la ropa, como eran los arroyos de Juncarejo, el Gorgollón, el arroyo Grande y el río Navacerrada, y para restregar la ropa, en algunos de esos sitios donde no hubiera una piedra adecuada, se empleaba la tabla de lavar y las mujeres se arrodillaban empleando las rodilleras, que según el Diccionario de la Real Academia, la rodillera es una banca para lavar en el río, siendo la banca un cajón donde se colocan las lavanderas para lavar la ropa y como recuerdo de eso, en las fotos que siguen, se pueden ver esas piezas, a la izquierda una tabla que conservo en mi casa y a la derecha la rodillera conservada por Maria Teresa de Antonio en su casa.


tabla de lavar rodillera o banca para lavar

Algunas familias tenían en el patio de sus casas unas pilas hechas a base de piedra granítica, donde podían lavar, eran lavaderos hechos por labrantes de piedra a base de puntero y uñeta, y la mayoría de las mujeres que no iban a los arroyos, lavaban la ropa en el lavadero que había donde está hoy día el kiosco del Raso, y en la foto de la izquierda se muestra la pila usada como lavadero que Maria Teresa de Antonio tiene en el patio de su casa y en la foto de la derecha se puede ver a esas tres parejas con el Lavadero Municipal al fondo (de izquierda a derecha se ve a José de Antonio Berrocal, Leonor Balandín Segovia, Elena Reguera Balandín, Mariano López Martín, Modesta Moreno Álvarez y Julio Estévez Segovia).


pila para lavar el antiguo lavadero


El agua sobrante del pilón de los Cuatro Caños se recogía en el lavadero donde las mujeres lavaban la ropa, habiendo en ese lavadero dos pilas, en la primera se aclaraba y en la segunda se enjabonaba, y el sobrante de aguas de ambos se subastaba y así consta en el acta de 08 de julio de 1900 donde dice que para el corriente semestre se subasta el agua por 20 pesetas. A veces se echaban a lavar ropas que estaban demasiado "sucias" y en el acta del día 7 de junio de 1902 se ve que pone "se recomienda desbrozar la ropa de niños y más en la pila exterior del lavadero, antes de pasar por los pilones. El encargado o encargada del local denunciará las faltas que se cometan". Ese más presumiblemente corresponde a los paños que usaban las mujeres en determinados "días" del mes.
Como el agua sobrante de salida del lavadero se vertía a la calle (yo conocí allí una huerta justo a la salida de esas aguas), se formaban charcos y el resultado era el problema higiénico que se producía al estancarse el agua.
D. Luis Fernández Martínez, nieto del ganadero Vicente Martínez, solicitó ese agua sobrante para regar la Huerta en abril de 1905, tema tratado en Junta del Ayuntamiento, y puesto que se hacía el vaciado del lavadero 2 veces por semana, había agua bastante que podía aprovechar para el riego.

En documentos del Ayuntamiento se ve que en 1885, en el capítulo dedicado a proyectos técnicos municipales, hay una apartado que dice de «construcción de un lavadero», construyéndose el edificio en esas fechas.
En ese año era alcalde del Moral el vecino Pascual Domínguez González y hay cuentas rendidas en el Ayuntamiento, cuando era también por esas fechas responsable de la Depositaría del municipio Basilio Sanz Esteban, y concretamente en un documento que conservaba su hijo Basilio Sanz González en el que consta la "Liquidación que se forma a Basilio Sanz, cobrador de propios", y aparecen cuentas del año 1883 a 1884 y que continúa en otras hojas con la de 1884 a 1885, y las de 1885 a 1886, y en esta última hoja aparece lo referente al lavadero, que son los pagos realizados por el Ayuntamiento por diversos gastos, que ascienden a 376,40 pesetas, habiendo distintas partidas que se exponen seguidamente.
Se pagó a Doroteo Arévalo la cantidad de 22,50 pts. el día 10 de octubre de 1885 por el concepto de plomo y jornales lavadero; al mismo el día 10 de agosto de 1885, por jornales de la fuente, otras 22,50 pts.; el día 1 de octubre de ese mismo año se pagaron a Manuel González (que era el encargado de la tejera) 56,70 pts. por 1.600 tejas lavadero; y hay otra partida por la que se pagaron 193,16 pesetas en el día 22 de octubre también de 1885 por porte de madera lavadero, y esas cuentas figuran acabando el documento con "Moralzarzal 8 de Abril de 1886".

Doroteo Arévalo, cuyo segundo apellido era Perdiz, fue una persona venida a nuestro pueblo a trabajar, siendo natural de Casar de Talamanca, falleciendo en Moral en el mes de enero de 1.897 siendo soltero, a la edad de 59 años, y parece ser que no disponía de dinero ya que fue enterrado de "caridad", y recibió la extremaunción por medio del cura D. Remigio Muñoz y Coello, que llevaba en el pueblo un año más o menos.
El encargado de la tejera entonces era Manuel González Rodríguez, y se le volvió a arrendar el tejar al terminarse el tiempo de arrendamiento el primero de abril de 1905, concediéndole por dos años más, haciendo tejas y ladrillos al precio de 4 pesetas las 100 tejas y a 3,25 pesetas los 100 ladrillos para construcciones del pueblo y libertad de precio para forasteros.


Hay un tema que llama la atención respecto al suministro de agua para uso doméstico en el pueblo y es relativo a trabajos de descubrimiento de aguas subterráneas, viéndose en un documento del Instituto Geológico y Minero de España fechado el día 3 de septiembre de 1.940, el cual fue dirigido al Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Moralzarzal, entonces Tomás Sepúlveda Antuñano, en el que se dice que tienen en la Delegación de dicho Instituto un expediente incoado por el Sr. Alcalde solicitando auxilio del Estado para que se le conceda el importe total de los trabajos necesarios para obras de alumbramiento de aguas subterráneas para atender a las necesidades del pueblo. Se dice que por causa de la pasada guerra estos trabajos quedaron paralizados y al reanudarse ahora se ruega comunique, a la mayor brevedad posible, a esta Delegación, si continúan con la idea de que se les alumbren las aguas, a fin de hacer los estudios necesarios y solicitar de la superioridad los créditos correspondientes. Y lo firma un delegado del Director de dicho Instituto en la fecha indicada.

A continuación se muestra parte de ese documento dirigido por el Instituto Geológico y Minero de España al Alcalde del pueblo.

comunicado

Como consecuencia de esa notificación, se escribió una diligencia que dice : En sesión de hoy se acordó suspender por ahora, en vista de las dificultades económicas del Ayuntamiento la tramitación de aguas, siendo fechada el día 12 de octubre de 1.940 y va firmada por el Secretario José González Marruenda.
Entonces la Dirección General de Minas y Combustibles envió al Alcalde, un documento que trata como asunto : Cancelación expediente solicitud alumbramiento de aguas en MORALZARZAL (Madrid) y en él dice que : de acuerdo con lo informado por el Instituto Geológico y Minero de España, esta Dirección General ha dispuesto la cancelación del expediente incoado a instancia de ese Ayuntamiento sobre el asunto de referencia, toda vez que el pueblo se halla suficientemente abastecido de agua potable. Lo que comunico a V.d. a los oportunos efectos.
Siendo firmado dicho documento por el Jefe de la Sección de Aguas Subterráneas en fecha 31 de enero de 1.944, constando un sello de registro de salida con esa fecha y nº de salida 67.
En este escrito se hace referencia a un expediente nº 572, el cual, según el Registro Industrial y Minero de Aguas Subterráneas de la provincia de Madrid, no consta en dicho Registro, puede ser por haber desaparecido durante la guerra.
Y esta es la resolución de un tema que tuvo lugar en el pueblo de Moralzarzal con el fin de conseguir más agua para abastecimiento de la población.


Cuando el pueblo de Moralzarzal experimentó la expansión de su zona urbana debido al incremento de viviendas motivado por el aumento del número de personas que procedentes de la capital venían al pueblo a descansar y gozar de un clima más fresco que el de Madrid, los llamados veraneantes, se hizo necesario el ofrecimiento de más caudal de agua para poder satisfacer las necesidades domésticas de toda la población que se concentraba en el pueblo, y es ya en 1.947 cuando se decide la tarea de ampliación de la red de abastecimiento de agua emprendida por el Ayuntamiento.

El día 8 de marzo de 1.947, el Alcalde de entonces, Manuel López Antuñano, dirige una carta al Sr. Presidente de la Diputación Provincial de Madrid informándole de que se quiere realizar la prolongacióón de la red de distribución de agua potable para el abastecimiento de la población, y que afectuando el tendido a las vías públicas por donde pasa la carretera, acompaña detalles de cruces con éstas y un croquis; Suplica se sirva mediante la tramitación oportuna, autorizar la ejecución de dichas obras y eximir el pago de la exacción correspondiente, es decir no pagar impuesto por dichas obras. Dice que en el documento adjunto se detalla el cruce con carretera en la calle Antón o carretera a Mataelpino, en la calle de las Eras, o carretera que une el centro de la población con la de Manzanares a Villalba por frente a la calle de Bellas Vistas y la parcela 82. Carretera de Manzanares a Villalba dos cruces para el suministro de las parcelas 92 y 94, y otro para el suministro de la parcela 96 y otras fuera del área de exacción.
El tendido a lo largo de la carretera es desde el cruce de la calle Antón o carretera a Mataelpino por toda la calle de las Eras o carretera que une el centro urbano con la carretera de Manzanares a Villalba y sector de esta última carretera.

La Diputación Provincial de Madrid contesta al Ayuntamiento diciendo que no ve inconveniente alguno en que se acceda a lo solicitado, pero bajo las condiciones de que la tubería se colocará fuera de la cuneta de la carretera y solamente se autoriza el cruce con la carretera en el empalme de la calle Bellas Vistas, y el otro, el que pasa por la parcela nº 96. Y los cruces se harán en dos mitades del ancho de la carretera, no empezando la segunda hasta que no esté completamente terminada la primera, con señalización correspondiente de precaución por las obras y que el trabajo quedará terminado en el día, colocando la tubería a una profundidad mínima de setenta y cinco centímetros. Así mismo comunica que estas obras quedan exentas del pago de la exacción al ser obras a ejecutar con fondos del Ayuntamiento. Firma el Ingeniero Director de Vías y Obras de la Diputación el día 18 de marzo de 1.947.
Coincidente con esa ampliación de la red de distribución de agua potable para la población de Moralzarzal es el proyecto de construcción de lo que se conocía como la Colonia del Carmen, en la zona que teniendo como eje la calle España y la de la Cañada, se comienza un proyecto para construir 25 chalets, el cual fue iniciativa de un constructor oriundo de la provincia de Castellón, de la población de Vall de Uxó, llamado Juan Adell Marqués.
Para este proyecto fue contratista el "cebollero" Maximino Sánchez Morales, actuando como administrador Francisco Viñas Cebrián y el aparejador que dirigió las obras fue Gonzalo Sanz Morales, también /"ebollero", proyecto del año 1.947, año en el que se pidió la ampliación de la red de abastecimiento de agua, y en un informe que tenía Maximino Sánchez se ve el nombre del aparejador y su sello, informe en el que consta la obra que falta por hacer de esos 25 chalets, pormenorizando para cada uno, documento fechado el 28 de noviembre de 1.948.
Las parcelas dichas corresponden a parte de los 25 chalets que se construyeron en esa parte del pueblo, con el proyecto mencionado, y seguidamente se muestra el croquis de esa zona.

croquis

El Alcalde Manuel López, manda por escrito una comunicación al contratista de las obras, Maximino Sánchez Morales para trasladarle lo recibido del Ingeniero de la Diputación, para que se dé por enterado y que firme el recibí del duplicado del presente comunicado, que lo firma el día 7 de abril de 1.947

Además de los cruces con la carretera, se suma otro problema más, que es el cruce de la tubería con la vía del ferrocarril del Berrocal a Villalba, por lo que el Alcalde se lo comunica al Ingeniero Jefe de la División Inspectora de Renfe el día 6 de marzo de 1.947, diciéndole que con motivo de la prolongación de la red de distribución de agua potable, es necesario pasar la tubería por donde se encuentra la vía del tren donde se cruza con la carretera de Miraflores a Collado Villalba, en el sitio denominado Navafría, por donde tiene el paso a nivel y la caseta del guarda, lo que suplica autorizar la ejecución de la obra y eximir el pago de la exacción pertinente, firmándolo Manuel López como Alcalde del pueblo.
Contesta el Ingeniero Jefe de la División Inspectora de RENFE al Alcalde en fecha 3 de junio de 1.947 y le comunica que vistos los informes emitidos por RENFE y la del Ingeniero Jefe del Servicio Inspector de Vía y Obras y Eléctricos, no hay ningún inconveniente en acceder a lo que se solicita, siempre que se observe lo que marca la Ley y el Reglamento de la Policía de Ferrocarriles, y se concede la autorización pero el Ayuntamiento se pondrá de acuerdo con el personal técnico de la División Inspectora al objeto de efectuar el replanteo del cruce, y que la obra se terminará en el plazo de seis meses. Además, el tramo de tubería a instalar se alojará en un tubo de uralita de 60 mm. de diámetro y se asentará en una base de hormigón de 0,30 cm. de ancho por 0,30 cm. de alto, y se colocará a una profundidad mínima de un metro y que se pondrá una llave de paso en el punto de entrada en terreno del ferrocarril que permita interrumpir la circulación de agua en caso de avería.
Los trabajos para la colocación de la tubería serán ejecutados por personal, materiales y herramientas que facilitará el Ayuntamiento, pero bajo la inspección del personal de RENFE y para responder de gastos, el Ayuntamiento adelantará 300 pesetas. Al finalizar la obra se hará la liquidación. Además, en concepto de indemnización por dañ¡ños y perjuicios, pagará a RENFE el Ayuntamiento la cantidad de setenta y dos pesetas con ochenta céntimos por la faja de terreno de 2 metros de ancho por 18,20 de largo comprendida entre los límites del terreno del ferrocarril, y el emplazamiento del cruce será el indicado en el plano que se acompaña, que se muestra en las líneas siguientes.

plano


Arriba se ha comentado la concesión hecha por el Ayuntamiento a la petición de suministro de agua de dos manantiales sitos en Borrico Parra para los hoteles de los Srs. Manuel Vilches y José Velázquez, que ocurrió en 1.921, pero hubo tiempos anteriores a la guerra civil española otra petición hecha por una persona que tuvo su relevancia en España, el cual empezó a construir en 1.935 una casa en lo que entonces se consideraba como extrarradio de la población, en la calle Matacerquillas, y era D. Manuel Portela Valladares, que igual que las dos personas mencionadas líneas arriba, éste personaje solicitó en el mes de enero de 1.936 la concesión de aguas de manantiales existentes en la Dehesa Nueva.
Esta persona fue además de fiscal del Tribunal Supremo, parlamentario desde 1.931, ministro de la Gobernación en abril de 1.935 y en febrero de 1.936 fue encargado de formar gobierno por el Presidente de la Repúlica Española D. Niceto Alcalá Zamora, nombrándole Presidente del Gobierno.
Hubo muchas noticias en la prensa sobre el Sr. Portela y su relación con Moralzarzal, dado el cargo que desempeñaba, y así se ve en la crónica publicada en EL HERALDO DE MADRID del martes 13 de agosto de 1.935, diciendo que el Sr. Portela vuelve de Moralzarzal al Ministerio de Gobernación. Y otra publicada el martes día 7 de enero de 1.936 en el periódico La Libertad, diciendo que el Sr. Portela viene a inaugurar obras en el pueblo, tratándose de alcantarillado y tra&iaute;da de aguas.
D. Manuel Portela se estaba haciendo una casa en el pueblo, el conocido como hotel de Portela, que no llegó a acabarse por la guerra, y mientras se edificaba esa casa, Portela estuvo en el hotel de Velázquez, que era conocido como el "Hotel Azul" o "el Estanque", que está situado en la avenida de la República de esas fechas y Avenida de la Salud en la actualidad. El Alcalde del pueblo entonces era D. Manuel López Sastre y era el dueño de los terrenos que vendió a Portela para que se hiciera su chalet. Esos terrenos se encuentran en lo que hoy es la calle llamada Matacerquillas, y estaban al poniente de la carretera de Villalba a Cerceda, muy próximo al punto donde se unen las calle de Los Morales, Las Eras, Bellas Vistas y dicha carretera, y próximo también al restaurante El Fogón de los Arrieros.
Es en enero de 1.936 cuando el vecino y constructor del pueblo Tomás Bermejo Carrasco, autodenominándose destajista, se dirige a la Alcaldía en nombre y representación de D. Manuel Portela solicitando las aguas de manantiales de una finca del pueblo. En su petición dice que :
Que, en nombre de la representación que se dice y por su mandato, para la construcción de la finca adquirida en este término de un hotel, se necesita como imprescindible la acometida de agua a los fines de uso doméstico, y no pudiendo verificar la acometida de la red de distribución del casco urbano por radicar dicha finca en el extrarradio de la población, y en conocimiento así mismo de existir manantiales en la finca de propios del pueblo denominada Dehesa de Arriba o Nueva que han de ser suceptibles de captación en el elemento líquido en cantidad suficiente a los deseos expuestos, con una mejora a la finca como lo supone el hecho de aumentar el caudal de agua en la misma, con el beneficio para el representado, y existiendo igualmente el precedente de concesiones análogas a propietarios de fincas urbanas a los que por el Ayuntamiento se les otorgó el disfrute de agua, obtenidas de fincas de propios, realizándose las obras de conducción por cuenta de los que fueron beneficiados y dejando para el disfrute comunal una tercera parte del caudal obtenido ....

Y sigue en su carta a la Alcaldía exponiendo otras cosas, pero las más importantes son que las exploraciones a realizar por técnicos para el alumbramiento de aguas serán a cuenta del solicitante, que el costo de la traída de aguas, materiales y jornales serán también por cuenta del Sr. Portela, y hace constar la obligación de dejar en beneficio del pueblo la tercera parte del caudal de agua que se obtenga y hacer en provecho del mismo o bien un abrevadero en la Dehesa o una fuente pública en el lugar de las Eras de Navafría. Termina su petición al Alcalde firmándola y poniendo la fecha de 27 de enero de 1.936.

El Ayuntamiento extendió una diligencia anexa a ese documento, en la que se lee : La extiendo yo el Secretario para hacer constar, que este Ayuntamiento de Moralzarzal en sesión extraordinaria celebrada el día seis de febrero del año actual de mil novecientos treinta y seis, acordó por unanimidad .....
Y dice que visto el escrito que ha dirigido Tomás Bermejo en nombre del Excmo. Sr. Don Manuel Portela Valladares, repitiendo lo que se ha dicho sobre las obligaciones a las que se compromete, la Corporación por unanimidad acuerda elevar dicha solicitud al Distrito Forestal de la provincia por tratarse de un monte de utilidad pública, informando favorablemente la concesión ya que no supone ningún gasto para el Ayuntamiento y se ve beneficiado el pueblo, y que el periodo de concesión es por treinta años, firmando esta diligencia el Alcalde Manuel López Sastre y el Secretario José González Marruenda, con fecha del 8 de febrero de 1.936.

Seguidamente se puede ver la firma del constructor Tomás Bermejo así como la parte de esa diligencia con las firmas del Alcalde, Manuel López, el Secretario, José González y los sellos tanto de la Alcaldía Republicana de Moralzarzal (es al principio de 1.936), como de la Secretaría.

firma constructor sellos y firmas

La Jefatura del Distrito Forestal de Madrid contesta el día 15 de febrero según se ve en el sello de salida del documento, y con el criterio que corresponde a la escasa importancia del caudal de agua a aprovecharse, expone el artículo 41 del R.D. de 17 de octubre de 1.925 para adaptar el régimen de los montes al Estatuto Municipal, que determina la seguridad para la conservación de montes, y que de lo establecido en esa ley, la facultad de otorgar la concesión no corresponde a la Jefatura, sino al Ayuntamiento y de acuerdo con el criterio del Ingeniero de Sección que tiene a su cargo el monte de referencia, de que no se deriva perjuicio para el predio por el hecho de que se alumbren unos manantiales que en la actualidad no tienen utilización, por el contrario, puede lograrse una mejora en beneficio de la ganadería local por el ofrecimiento de una parte del caudal aprovechable.
Finaliza el documento del Distrito Forestal diciendo que la facultad de otorgar la concesión corresponde únicamente al Ayuntamiento, que no encuentra razón de orden técnico que oponer a la adopción de un acuerdo favorable a la concesión que se solicita, que la Alcaldía comunicará a la Jefatura del Distrito Forestal la resolución que adopte el Ayuntamiento y que en el supuesto que se otorgue la concesión y cuando se determine la distribución del caudal disponible entre el peticionario y el municipio, el Ayuntamiento podrá resolver, amparándose en un técnico, la valoración del canon anual o la indemnización que proceda, y aparece la firma del Ingeniero Jefe y la fecha 15 de febrero de 1.936, documento remitido al Sr. Alcalde de Moralzarzal.
El Ayuntamiento envió otro documento al Ingeniero Jefe de la División Hidráulica del Tajo, como era preceptivo según el R.D. de 17 de octubre de 1.925, sobre la concesión de aguas que nazcan en montes de utilidad pública, con todos los datos de la petición hecha por Tomás Bermejo en representación del Sr. Portela, y con el fin de saber su informe y así poder tomar postura para la adopción de un acuerdo municipal definitivo. Lo firma el Alcalde del pueblo y pone la fecha 15 de enero de 1.936.
La Delegación de los Servicios Hidráulicos del Tajo contesta dirigiendo escrito al Sr. Alcalde de nuestro pueblo diciendo que una vez vista la comunicación dirigida a ese organismo y de acuerdo a los efectos del artículo 41 del R.D. de 17 de octubre de 1.925, no ve inconveniente alguno en que por parte del Ayuntamiento se conceda la autorización que se solicita para el alumbramiento de aguas de la Dehesa Nueva y su disfrute, firmando el Ingeniero Jefe y datada el 24 de febrero de 1.936.

Es decir, que después de este intercambio de documentos e informes, generalmente preceptivos para la concesión de aguas, se llegó a la conclusión de que la solicitud de aguas de manantiales de la Dehesa de Arriba o Nueva, era aceptada y por tanto concedido el alumbramiento de las aguas para servicio doméstico del hotel del Sr. D. Manuel Portela Valladares.

En la historia de nuestro pueblo, y cuando había casas a las que no llegaba el agua corriente, pues eran tiempos en los que no había el abastecimiento de ese precioso líquido, cuando los habitantes se aprovisionaban de agua de los pozos, las mujeres lavaban la ropa bien yendo a los arroyos o bien en pilas que tenían en los patios de las casas, y se muestran seguidamente unas fotos en las que se puede apreciar cómo lo hacían antiguamente, viéndose en la foto de la izquierda a esas tres mujeres del pueblo lavando en el patio de una casa sobre una pila de granito parecida a la mostrada en la foto de más arriba, dintinguiéndose a la izquierda a Asunción Puente Morato (conocida por Chón) restregando la ropa sobre una tabla encima de la pila, a Guadalupe Estévez Segovia y a Magdalena Martínez Cebrián que está vertiendo agua de una lata en la pila. En la foto de la derecha aparece Diolinda Couso Fernández, la mujer de Jesús Meléndez conocido como "el galleguín", y madre de Susi, lavando en el río Navacerrada a su paso por el Berrocal, foto hecha hacia 1.956 junto al puente de la carretera M615 y en la que se aprecia cómo restregaba la ropa en una piedra.

lavando en la pila Doli lavando en el río

Otro ejemplo que redunda en la abundancia de agua en el término de este pueblo lo tenemos en las Fuentecillas, manantial que había cerca de la calle Grande (carretera M608) que desde la fuente de la Salud llegaba hasta la zona llamada de "Los Chopos", próxima a donde hoy día hay un vivero y se ve en el acta de la sesión del Ayuntamiento celebrada el día 28 de mayo de 1.910 donde consta la solicitud de D. José de la Vega (de Madrid) de autorización para construir una fuente en el sitio de "Las Fuentecillas" de la calle Grande y poniendo pilas como abrevaderos, obras de su cuenta. Las aguas sobrantes las solicita para encauzarlas y llevárselas a los Linarejos (la casa/hotel que hay cerca de los Linarejos que está pegada a la carretera M608, era de este señor).


bibliografía :
Archivo Municipal de Moralzarzal, legajos 54, 112 y 114
La lucha por el agua en una región madrileña, de María Jesús Torquemada

© 2006 - Antonio López Hurtado