(pasa el puntero sobre las fotos para ver la leyenda)


Moralzarzal hacia 1958

Moralzarzal es un municipio de la provincia de Madrid, situado a los pies de la Sierra de Guadarrama y a una distancia de unos 47 km. de la capital. Su término ocupa una extensión de 42,6 kilómetros cuadrados y tiene un trazado muy irregular. Los límites geográficos, empezando por Collado Villalba y girando en el sentido de las agujas del reloj, están en los términos municipales de Collado Villalba dicho anteriormente, Alpedrete, Collado Mediano, Becerril de la Sierra, Manzanares el Real (urbanización la Ponderosa), El Boalo ( Cerceda ), Manzanares el Real, Becerril de la Sierra (zona de Navahuerta), Hoyo de Manzanares, Torrelodones y Galapagar. Administrativamente pertenece al Partido Judicial de Colmenar Viejo, del que dista unos 25 km.
Moralzarzal es una palabra compuesta de   dos vocablos, Moral, que viene de la antigua Fuente del Moral (como era conocido el pueblo en el siglo XIII) y la segunda, Zarzal, que también viene de antaño aunque ésta se conserva intacta.

En un principio el nombre del pueblo era FUENTE DEL MORAL pero había otro núcleo urbano cercano llamado ZARZAL como agregado o barrio. Es previsible que con el paso del tiempo se unieron los dos núcleos, de lo cual no hay constancia, aunque lo que si es cierto que se fusionaron los nombres formando el actual, MORALZARZAL.

La marcha forzosa de los árabes tras la Reconquista dejó despoblada la zona, como ocurrió en otros lugares de la Península, y parece ser que fueron los ganaderos y pastores segovianos los que la repoblaron.

Alfonso VII hizo donación a Madrid del territorio que va desde el puerto del Berrueco al de Lozoya en 1152 y el rey Alfonso VIII, que reinó desde 1158 a 1214, confirmó esa donación, pero los segovianos fundaron pueblos como Colmenar Viejo en 1208 o Manzanares en 1247, lo que provocó el litigio entre madrileños y segovianos. Alfonso X "El Sabio" trató de resolverlo incorporando esos territorios a la corona de Castilla, siendo su hijo Sancho IV el que se los devuelve en 1287, ya que necesitaba de los segovianos su apoyo militar, pero revocó su decisión más tarde dando a su tío el infante D. Enrique el usufructo de dichos territorios.

Nuestro pueblo formó parte del Real de Manzanares, y así en la relación de los lugares que formaban El Real, aparece como “...la Fuente del Moral, el Alpedret...”. A pesar de todo, los pleitos siguieron y el municipio participó en ellos como el resto de las aldeas del Real. Es en uno de los documentos que hace referencia a estos pleitos donde aparece ya Zarzal: “...Diego de Alfaro en nombre, e como Prior del lugar de las villas de Fuente del Moral e Zarzal...”. De esto último, se puede sacar una consecuencia importante: ahora se conoce al lugar como Fuente del Moral y Zarzal. El núcleo importante era Fuente del Moral, y Zarzal venía a ser lo que hoy entenderíamos como un barrio, que, con el paso del tiempo, fue tomando cuerpo y se identificó con el primero.

Hemos dicho que nuestro pueblo es un municipio de la provincia de Madrid, pero no siempre fue así y por ello vamos a hacer un poco de historia para ver la evolución de la división administrativa de España, además de lo que respecta al Real de Manzanares y a lo que concierne a nuestro pueblo, Moralzarzal.

En junio de 1636, reinando Felipe IV, se separó del Real de Manzanares y se hizo villa independiente y a partir de entonces, pudo nombrar justicia por sí mismo y disponer de su privativa jurisdicción y término y aparece ya en este año como Moralzarzal

Moral tuvo sus días de esplendor y era muy importante dentro de la zona ya que hubo sastres, herradores, herreros, zapateros, colchoneros (Ambrosio Soriano y Carmen Morales), canteros, ganaderos, carreteros, veterinario, médico, párroco, notario y hasta tuvo una farmacia que servía los medicamentos a los pueblos colindantes.
La economía del pueblo estaba basada en tres pilares, siendo uno de ellos la ganadería, otro la cantería y un tercero fue la carretería, con el carboneo y la venta de leña como complemento.
Dentro de la ganadería, hay que distinguir la cárnica y la láctea, sobre todo la bovina, aunque también tuvo gran importancia la caprina y más que ésta, la ovina, haciendo un buen aprovechamiento de los ricos pastos de sus prados y dehesas, y como base primordial de la ganadería, hay un tema sin el cual no se podría hablar de ella y es el medio rural y la agricultura.
En el mundo de la ganadería se pueden diferenciar o distinguir diversos temas como el ganado destinado a la producción de carne o la ganadería en general, su crianza, su cuidado y todo lo que se desenvuelve dentro de ese mundo, como puede ser el herrado de las reses, el pastoreo del ganado y la trashumancia, aunque en este pueblo lo que se dió fundamentalmente fue la trasterminancia, y por otro lado hay que distinguir también el mundo del ganado bravo.
Y hablando de la producción de carne, hay que hacer mención a los edificios destinados al sacrificio de animales para poder obtener la carne con destino al consumo humano y tenemos que recordar a las personas que tuvieron carnicerías y los mataderos, esos sitios donde se mataban, desollaban y descuartizaban las reses destinadas al abasto público.

Debido a que el término de Moralzarzal se encuentra en una zona granítica, muchos de sus habitantes se dedicaron a la obtención de piezas de granito y hubo bastantes canteras para extraer la piedra de ellas, con lo que la cantería tuvo un puesto prominente en la actividad económica del pueblo, existiendo explotaciones de canteras de pórfido o gabarro, como aquí se conocen, y aún más importante las, constituyendo el segundo pilar de la economía del pueblo el aprovechamiento de esa riqueza de sus canteras, y debido a que era necesario el uso de herramientas por parte de los canteros para trabajar la piedra, hubo unas cuantas fraguas para repasar dichas herramientas y poder trabajar también los herradores para así herrar caballerías, vacas y bueyes.
Por la necesidad de tener que transportar el material sacado de las canteras, sobre un 50% del ganado vacuno se utilizaba para el tiro de los carruajes con los que hacer el porte de piedra, así que el transporte fue el tercer pilar de la economía del pueblo, la carretería, y como consecuencia de ello hubo una persona llamada Marceliano Moral, "el carretero", que tenía un taller de carretería, que estaba en la esquina que hacen las calles Cortés y la del Cerrillo, dedicado a la construcción y arreglo de carros y carretas y había también una fragua donde herraban las reses que tiraban de los carros para hacer el transporte y esta fragua de Valentín Alcón estuvo en la travesía del Cerrillo, disponiendo en la calle, a la puerta de la fragua, de un potro donde sujetaban las reses de tiro para poderlas herrar.
Valentín siguió el oficio de herrero de su padre Gregorio Alcón, que estuvo de asistente con el general Valeriano Weyler cuando la guerra de Cuba, ya que éste sustituyó al también general Martínez Campos en 1896 y fue nombrado capitán general de Cuba con la misión de zanjar los intentos independentistas de la isla durante la sublevación encabezada por José Martí y Máximo Gómez.
Pero hablemos de ese pilar de la economía del pueblo en el que sus gentes, haciendo uso del ganado como eran vacas y bueyes, realizaron el transporte de materiales, como era la piedra, la leña y el carbón desempeñando el oficio de la carretería.

En la Edad Media se llamaban clérigos a los hombres letrados, que sabían leer o escribir, que eran instruidos y con estudios escolásticos, aunque no tuviese orden religiosa alguna, siendo escoláticos los que estudiaban en las escuelas medievales. Durante la Edad Media, los clérigos eran los encargados de la generalidad de las operaciones de cirugía, ya que eran unas personas muy cultas e instruidas, y se sirvieron de personas muy capacitadas como asistentes, los barberos, los cuales ya practicaban con regularidad el cuidado y corte del cabello, realizaban sangrías y hacían la extracción de dientes.
En el pueblo hubo gentes que desempeñaron ese oficio, el de barbero, y solían ser gentes que venían de fuera, como al que decían barbero-sacamuelas llamado Nicolás Gómez López, persona que llegó a Moralzarzal proveniente de Manzanares el Real, siendo el ganadero Vicente Martínez Sáinz del Rebolar el que le trajo. Nicolás estuvo casado con Carmen Tomé Vallejo, naciendo del matrimonio varios hijos en este pueblo, siendo su hija Carmen la que se casó en Colmenar Viejo con Pablo Alcón Carralón, uno de los herreros de la familia Alcón y «cebollero» de nacimiento.
También hubo hace años otra persona que desempeñaba ese oficio de barbero, constando en el censo de 1931 un varón natural de Manzanares el Real, aunque vecino de nuestro pueblo, que se llamaba Pablo Herrero León, viviendo en la calle Bellasvistas con su esposa Benita Gimeno Collado y sus dos hijos nacidos en Moral.

Entre los oficios más modernos desempeñados por gentes del pueblo, hay que hacer mención a aquellas personas que repartín las noticias que se transmitían los familiares y los comerciantes y todos los que escribían para comunicarse con otros, y ese oficio el de los carteros.

El término tiene terrenos que pertenecen al parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares, como es la zona de la Sierra de Hoyo con elevaciones y tierras de Cerro Lechuza, Peña Herrera, La Solana, Canto Hastial, Peña Covacha, Silla del Diablo, Loma del Cuchillar, Cerro del Molinillo, Estepar, y otras zonas formarán parte del futuro parque Nacional del Guadarrama.


Una fuente de riqueza que despertó las ilusiones de algunos de sus pobladores fue la minería, y es que en los campos de este pueblo se ha picado durante años para buscar minerales, tanto por vecinos como por forasteros, y esos trabajos se han desarrollado desde el siglos XVI hasta nuestros días, por lo que en la toponima local se encuentran nombres como Portillo de la Mina, Arroyo de las Minas, Cerro de las Minas como ejemplo y quedan restos de esas labores mineras en la Ladera de Matarrubia, en el Cerro de las Minas y en otros lugares. Algunas minas explotadas en nuestro pueblo, como se ha descrito en el apartado dedicado a la minería, se dedicaron a la obtención de volframio, siendo ese elemento el se empleaba además de para filamentos de lámparas, tanto de incandescencia como para equipos de transmisiones y radio, para la fabricación de cañones, por lo que en la época en la que se sacaba en el pueblo, había control por parte del Ejército y dentro de la historia de Moralzarzal se puede ver la relación entre nuestro pueblo y el Ejército pinchando en este enlace .

Hay datos de la historia del pueblo que se reseñan en el

DICCIONARIO GEOGRÁFICO-ESTADÍSTICO-HISTÓRICO de ESPAÑA y sus posesiones de ULTRAMAR
de PASCUAL MADOZ , en el tomo XI de la edición sacada en Madrid en 1848 y que se pueden ver a continuación:


diccionario de Madoz


Se puede ver que es una villa de la provincia, audiencia territorial y capitanía general de Madrid, de la que dista 8 leguas (1 legua equivale a 5.572,70 metros), partido judicial de Colmenar Viejo (del que dista 3 leguas), de la diócesis de Toledo (de la que dista 21 leguas). La fuente que menciona con 6 caños corresponde a la fuente de los 4 Caños que hay al lado de la iglesia, y es que además de los 4 caños por donde se vierte el agua, hay otros 2 que dan salida de la pileta donde cae el agua de los caños grandes al pilón grande.

La cárcel estaba ubicada en los bajos del ayuntamiento y constaba de 2 calabozos situados enfrente de la puerta de entrada (estaba la puerta donde hoy día está la segunda ventana a la derecha de la actual puerta que hay en la plaza de la Constitución), calabozos que se usaron además en algunas ocasiones como toriles para encerrar los novillos de las fiestas cuando los verdaderos toriles tenían las tapias bajas (luego se levantaron). Los antiguos toriles consistían en un patio donde había una casa, la cuál estaba habitada por una familia conocida como "los Melas" y en los días de las fiestas dicha familia tenía que dejar el patio, y por tanto la casa, para meter allí los novillos a lidiar por la tarde, cuando hicieron la tapia más alta, aunque por aquél entonces solo fuera por uno o dos días, y era por los primeros años del siglo XIX, según cuentan algunos mayores. Esa casa, una vez deshabitada, se usó para almacenar mercancías por el Sr. Alejandro, dueño del Almacén y luego la utilizó Pedro Valdepeñas y finalmente Tomás Navas cuando regentaron ellos el Almacén.

Y recordando cosas de entonces, a ese patio que servía de toril, se abrió una ventana desde la casa que había contigua, viéndose en el acta de fecha 12  noviembre de 1904 que se trató el asunto en la sesión del Ayuntamiento y se concedió permiso a Jacinto Morato González para abrir la ventana en el pajar accesorio de su casa, situada en la calle de la Iglesia.
Como la tapia de ese corral era más bien baja para encerrar allí los novillos, en la sesión celebrada por el Concejo el día 24 de agosto de 1912 se acordó levantar dicha tapia, y como el toril consistía en un único corral, para poder hacer apartado de los novillos y mansos, en la sesión municipal del 24 de septiembre de ese mismo año se llegó al acuerdo de construir dos chiqueros en los toriles, que fueron los que hubo en la parte que daba a la calle de la Iglesia.
En esa misma sesión se trató de la compra de la casa que hay en el toril de la plaza, propiedad de Gabino Bordón para que sirva de ampliación o complemento de la Casa Consistorial, acordándose en la sesión del 2 de noviembre de 1912 pedir precio a Gabino Bordón Sastre por la casa que tiene en el toril de la plaza.
En enero de 1913, Gabino asiste a la sesión del Ayuntamiento y en vista de la diferencia en el precio del edificio, se acuerda que Gabino resuelva en 8 días si le conviene o no cederla, para en caso afirmativo formalizar el contrato "a calidad de que se apruebe por el Excmo. Sr. Gobernador Civil de la Provincia."
En la sesión del día 18 de enero de 1913 se trata sobre el tema y como en la casa Consistorial hay material almacenado como carbón, utensilios para el alumbrado público y otras cosas, se dice es preciso adquirir un edificio inmediato para guardar dichos objetos dejando libres las dependencias del Ayuntamiento. Consta a la Corporación que por el vecino Gabino Bordón Sastre se han hecho proposiciones de enajenación de la casa que le pertenece situada dentro del toril de la plaza y siendo que llena las indicaciones que se pretende. Hay problemas de su uso y encuentros con la Corporación al poder usarla el dueño y poner pegas al Ayuntamiento con lo que su adquisición evitaría problemas. Se acuerda adquirirla y que se le comunique al dueño, discutiendo el precio y llegándose al acuerdo y aceptación por ambas partes del precio en 1.625 pesetas, con gastos de escritura, derechos a la Hacienda e inscripción a medias, quedando a la espera de que sea aprobado por el Gobernador Civil. Irán al notario el primer regidor Vicente Morales Rubio y el dueño.
En marzo de 1914 se insta a Claudio Balandín Sepúlveda a que desaloje la casa del toril antes de primero de mayo del año actual, casa que se le permitió utilizar.
En marzo de 1915 se acuerda arrendar la casa por 3 meses a Anselma Sastre Estévez por 5 pesetas al mes y con un anticipo de 10 pesetas, y que se arregle el tejado antes de que entre la inquilina, ya que está en estado lamentable.
En enero de 1917 es solicitado por Hermenegildo Balandín González el abrir una ventana desde la casa de su propiedad que se halla construyendo, al toril de la plaza, de dimensiones de 1,20 m. de alto por 0,90 m. de ancho, a lo cual el Ayuntamiento accede pero dice que nunca ha de constituir derecho a favor del interesado y que si el Ayuntamiento construye, se podrá cerrar las luces de la dicha ventana, y como la casa se apoya en la pared antigua del toril, tampoco tendrá derecho sobre ella.

En la foto que sigue se ve esa ventana que daba al toril (ahora da a la plaza una vez desaparecido el toril) y en ella se aprecia el burladero que hay a la izquierda de la ventana, hecho a base de dos grandes piedras pinadas. Se ven también restos de cosas almacenadas cuando se usaba para el Almacén y la línea de piedras hasta donde llegaba la tapia antes de construir Hermenegildo la casa de al lado (donde estuvo el bar El Racimo de Oro).

toril grande

Y volviendo al asunto de los chiqueros que se construyeron en 1912 para ampliar los toriles, ahora se levantaron las tapias de esos chiqueros y se ve que en la junta celebrada por el Consistorio el 22 de julio de 1922, se trata de la minuta presentada por Darío González Sanz, Maximino Balandín López y Daniel Balandín Mayoral por levantar las tapias para hacer 2 chiqueros en el toril de la plaza por importe de 321 pesetas por jornales empleados, haciéndose el libramiento para que se les pague.

La escuela también estaba en la planta baja del edifico que alberga el ayuntamiento, donde hoy está la zona de atención al ciudadano, y tenía la puerta de acceso por la calle Rondón. Hoy se puede apreciar en la tercera ventana a la izquierda de la puerta de entrada al ayuntamiento por la plaza, que hay un añadido en la base para cerrar la parte baja del vano de lo que era la puerta y convertirla en ventana.
Y en la foto que sigue se ve la ventana que en un principio fue la puerta de la escuela.

donde estuvo la puerta

El ayuntamiento ocupó su actual edificio de la plaza de la Constitución a raiz de 1867, construyéndose el edificio de manera que además de servir de casa para el maestro y escuela, tenía que albergar las dependencias municipales y en la publicación oficial de entonces, equivalente al actual Boletín Oficial del Estado, se puede ver a cuánto ascendía el presupuesto aprobado por el arquitecto del distrito, presupuesto aparecido en el DIARIO OFICIAL DE AVISOS DE MADRID nº 34 año CIX del domingo 3 de febrero de 1867. Antes de ocupar ese edificio, el Ayuntamiento se reunía en la taberna Villa (así como había fragua Villa, también había taberna Villa), que estaba en la calle de la Iglesia nº 1 (antiguamente era ese número ya que desde la plaza hasta ese edificio no había ningún otro), donde luego estuvo la escuela de niñas, posteriormente la casa del médico y la clínica, el ambulatorio municipal más tarde y en 2010 las oficinas municipales de Servicios Sociales.
Las dependencias municipales de la taberna Villa debían ser muy frescas, sobre todo en invierno, pues en una reseña periodística encontrada en el número 2.526, año noveno, de la publicación LA ESPERANZA, publicada el lunes 17 de enero de 1853, se da la queja del recaudador por el frío pasado en la sala de la audiencia, escrito con mucha sorna como se puede ver en el recorte mostrado seguidamente

recorte del periódico

La escuela de niñas mencionada de la calle de la Iglesia se construyó donde estaba el edificio vivienda de la maestra y fue en la sesión celebrada en el Ayuntamiento el 5 de junio de 1899 cundo se trató de la subasta de obras para construirla. En la sesión del siete de ese mismo mes y año se dice de hablar con los maestros alarifes Víctor Santos y con Escolástico Bermejo Prieto, éste último vecino de Moralzarzal pero procedente de Torija en la provincia de Guadalajara (sus nietos, Primitivo y Mauricio Bermejo Esteban, también se dedicaron más tarde a la construcción), para tratar de las obras de la escuela de niñas. Hay diferencias de criterios entre concejales y los que se oponen, entre otras razones, dicen que ven dificultades en que se construya encima de la casa de la maestra, habiendo discusiones sobre si ha de hacerse en el piso de arriba o en el piso de abajo. Otra pega que ponen los concejales que se oponen es que está colindante con la taberna Villa, alegando que no es bueno para la educación de las niñas. El alcalde, que en esas fechas era Melchor Antuñano Martínez y varios concejales están a favor y se oponen otros concejales. El día nueve de ese mes, se celebra sesión extraordinaria, se producen nuevas discusiones y se dice de hablar con los maestros alarifes Víctor Santos y Julián Sastre.
El día 19 de agosto de 1899 se da cuenta del rechazo del proyecto de la escuela de niñas por parte del Gobierno Civil y como no hay arquitecto municipal se pide auxilio al arquitecto Provincial. Como las cosas van lentas, en la sesión del día 14 de abril de 1900 se dice de apremiar al arquitecto de la Diputación Provincial para las obras de la escuela y en septiembre de 1900 se ve que se sigue insistiendo al Arquitecto de la Diputación Provincial sobre el asunto. En la sesión del día 15 de mayo de 1901 consta que se escoge como contratista de las obras para la escuela de niñas a D. Francisco Santos Berenguer y que una comisión municipal irá a Madrid a tratar el asunto de la construcción. A finales de febrero de 1902 se concede una prórroga hasta el mes de abril al contratista Sr. Santos Berenguer, prórroga que había solicitado, y el día 9 de marzo se acuerda pagarle 2.140,20 pts por dos certificaciones de obra. Es en la sesión del 7 de junio de 1902 cuando se da cuenta de la finalización de las obras de las escuela de niñas y de que Tomás Bermejo Carrasco, hijo del maestro alarife Escolástico Bermejo Prieto citado anteriormente y de Bonifacia Carrasco Sánchez, va a hacer una habitación y una escalera en el patio de la casa de la maestra por 200 pesetas, adelantándosele 75 (obra donde la escuela de niñas). Asimismo se acordó que inmediatamente se proceda al traslado del material y efectos de las mismas (niñas) para evitar la renta que el Ayuntamiento tiene que pagar por el local en que actualmente se dan las clases, y en el acta de la sesión celebrada el 19 de junio se da cuenta de que el gasto de las obras de la escuela de niñas y casa de la maestra asciende a 9.873 pesetas.
Pero si el asunto de esa obra se dilató tanto tiempo, continuó aún más, ya que hubo desacuerdo en la cantidad a pagar al contratista y se acordó recurrir después de recibir un escrito del Gobierno Civil de la Provincia sobre el contencioso del desacuerdo en la cantidad, acuerdo tomado en la sesión de 14  de marzo de 1903.

Dejando el tema de la escuela de niñas, y ya que se ha hecho referencia a la "taberna Villa", para tener una idea de los bares que hubo en el pueblo se muestra en el enlace que sigue una breve historia de bares y tabernas en el recuerdo de los "cebolleros".

Entre otras cosas, la cal usada en la construcción del edificio del Ayuntamiento provenía de la calera de Cerceda, el pueblo vecino, pudiéndose ver aún el horno de piedra donde se cocía la cal. El tejado se cubrió a base de tejas hechas en le tejera del pueblo que había donde hoy día se encuentra el parque llamado de la Tejera, por el barrrio de Arriba, cerca del arcillero, parque que alberga la ermita de la Santa Cruz.



A continuación se muestra lo publicado en el DIARIO OFICIAL DE AVISOS DE MADRID, año CIX - nº 34 del domingo 3  de febrero de 1867, con el anuncio de la alcaldía dando cuenta del montante del presupuesto, siendo alcalde entonces Saturnino Estévez, en el que se comunica que tendrá lugar la reunión en el ayuntamiento para tratar de dicho presupuesto que asciende a 60.141 reales con 32 céntimos. Para aquellos que no estén acostumbrados a saber de reales, que sepan que un real era un cuarto de peseta, es decir, que era un cuarto de seis céntimos de euro, o lo que quiere decir, que ese presupuesto para construir el edificio era de 90,36 euros.





Los escolares salían al recreo a una zona que daba a la Travesía Peñuela, en la parte trasera del ayuntamiento, donde luego hubo un patio y un mercadillo y hoy forma parte de las dependencias consistoriales, pero vamos a recordar maestros que hubo en nuestro pueblo, antes de que estuviera la escuela en el Ayuntamiento.
Dionisio de Sotomayor, natural de Consuegra en la provincia de Toledo, consta en una partida de matrimonio celebrado en octubre de 1841, siendo testigo de la boda de Juan Mazarías y Anastasia Martín, como maestro de primeras letras de esta Villa, escrito por el párroco de entonces D. Diego González Cid.
En febrero de 1844 nació un niño y en la partida de bautismo escrita por el cura D. Antonio Carrión, que estuvo de párroco desde 1843 hasta 1849, consta que el padre del bautizado era D. José Rando Treviño, maestro de niños de este pueblo, proveniente de Zerecinos de los Barrios, entonces en la provincia de León, así como también lo dice la nota del bautizo de su hija nacida en junio de 1845.
Le siguió D. Lorenzo de Rueda de Zafra, proveniente de Caravaca, que fue padre de un niño en julio de 1845 y consta en la partida de bautismo como maestro de primeras letras de niños de este pueblo y también en agosto de 1846 y en enero de 1848, inscritos también por D. Antonio Carrión, presbítero y cura entonces de la iglesia de Moralzarzal.
Le siguió como maestro Antonio Díaz López, proveniente del concejo de Onís, del que hay constancia en el archivo parroquial en varios bautizos celebrados en abril y agosto de 1851, en los que consta como testigo y que fueron inscritos por el cura D. Manuel Taillet
La dotación presupuestaria para el maestro en aquella época, 1.460 reales anuales, hoy día nos puede producir una cierta sonrisa, pues al traducirlo a euros, la cantidad sería de 2,19 €. En la antigua publicación EL CLAMOR PUBLICO, se puede leer lo que pone relativo al pueblo, en el número 1552 fechado el martes 17 de julio de 1849, y es la noticia del anuncio hecho por la comisión superior de instrucción primaria de la provincia de Madrid dando cuenta de que existe la vacante de magisterio de primeras letras de Moralzarzal y en ella se ve que está dotada con la cantidad dicha en las líneas precedentes, además de tener derecho a casa, mostrándose a continuación el recorte de esa publicación.



En una reseña periodística encontrada en la sección de La Gacetilla del número 4315 año decimoquinto de LA ESPERANZA, periódico monárquico publicado el martes 10 de noviembre de 1858, se puede leer que hay vacante de maestro para Moralzarzal con el sueldo de 1460 reales y casa. También aparece en la misma publicación pero del miércoles 13 de julio de 1859 así como también en el del jueves 10 de noviembre de 1859. En la publicación del viernes 11 de enero de 1861 aparece la vacante de Moralzarzal con 1500 reales, y también aparece la vacante de la escuela de niños con dotación de 250 escudos, noticia aparecida en LA ESPERANZA del miércoles 2 de mayo de 1866.

Hubo un maestro que tuvo una entera dedicación a la enseñanza en el pueblo y fue D. Felipe Orive Acebedo, oriundo de la provincia de Toledo, concretamente de Cabañas de Yepes, que estuvo ejerciendo en Moralzarzal desde 1866, casándose en el pueblo y formando una familia, falleciendo en 1877. En relación con él, salió una nota en la prensa, concretamente en LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA del lunes 20 de mayo de 1878, en la que se expresa que hallándose pendientes de pago por no haberse presentado los interesados a percibir las cantidades que por aumento gradual les correspondió como maestros de la provincia en el periodo desde los años 1870-1871 al 1876-1877, apareciendo la cantidad de cincuenta pesetas que le corresponden, entre otros, a D. Felipe Arive (en lugar de Orive) maestro de primeras letras que fue de Moralzarzal. Asímismo hay datos en el archivo parroquial en los que se ve que en junio de 1869 fue padre de un niño y consta como maestro en la nota que escribió el párroco D. Leonardo Novel Serrat y en mayo de 1877 de una niña.
En ese mismo periódico con fecha el lunes 5 de marzo de 1878 se da cuenta de que está vacante la plaza de maestro del pueblo, la cuál se proveerá por concurso, que está dotada con el sueldo anual de 625 pesetas, y hablando de tiempos más modernos, todavía hay quien se acuerda de los maestros como D. Carlos Ovejero, D. Julio Arribas (maestro en 1936), D. Antonio, D. Demetrio, D. Mariano, D. Juan y D. Nicolás.
D. Carlos Ovejero González procedía de Torrejón del Rey, pueblo de la provincia de Guadalajara y se casó en la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel de esta Villa en octubre de 1920 con María Sepúlveda Estévez, mujer natural de Moralzarzal, oficiando la ceremonia el Sr. cura D. Remigio Muñoz y Coello.
Se muestra seguidamente una foto tomada en el patio de una casa de la calle de La Peñuela, en la que parece el matrimonio formado por D. Carlos Ovejero y su esposa María Sepúlveda.



Le precedió como maestro D. Francisco Ovejero Villamediana, padre de D. Carlos, que procedía de Palencia, el cuál cesó como maestro del pueblo por edad, jubilándose como se ve en el número 966 de fecha 25 de septiembre de 1909 de la Gaceta de Instrucción Pública y de Bellas Artes, y en otra reseña periodística encontrada en el número 19232 de la publicación LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA del sábado día 8 de octubre de 1910, se ve, en el apartado de derechos pasivos de Magisterio, que al maestro D. Francisco Ovejero Villamediana le quedó de pensión la cantidad de 472,50 pesetas.
D. Francisco dió clases nocturnas en el pueblo y según acta de fecha 18 de enero de 1901, el Ayuntamiento acepta el presupuesto presentado por el maestro, pero con condiciones, como que serán para vecinos de 13 a 40 años y se le abonarán 160 pesetas por todo el tiempo, más 40 pesetas en concepto de material, 35 para adquirir lámparas colgadas, 70 para aceite mineral y 60 para cuidado y limpieza diaria de las lámparas, en total 365 pesetas.
Para su hijo D. Carlos Ovejero González, el Ayuntamiento acordó en noviembre de 1912 darle una subvención o gratificación de 60 pesetas al año a percibir desde el 4º trimestre de este año, al tener en cuenta los resultados de los exámenes verificados en la escuela en julio último.
Le siguió como maestro interino del pueblo D. Nemesio Landaburu Mugarza, que se casó en la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel de Moralzarzal con Ángela Corregidor Mazarías el día 25 de agosto de 1900, constando en el acta de matrimonio como maestro de nuestro pueblo. En la publicación LA EDUCACION, nº 65 de fecha 20 de abril de 1910 apareció la noticia de nombramiento de maestro interino de Moralzarzal y se ve que el sueldo por ello es de 312,50 pesetas.




En la época de la Guerra Civil Española, el maestro era D. Julio Arribas García, que era seguidor del lado republicano, y a los chavales les hacía desfilar al estilo de los "pioneros" como había en muchos paises con gobiernos socialistas o comunistas, pero se tuvo que marchar del pueblo al ser llamado al ejército de la República.
En los Estados Socialistas, existían los Movimientos de Pioneros, en los que se agrupaban organizaciones juveniles relacionadas con partidos comunistas, y los niños ingresaban en esas organizaciones al comenzar la escuela primaria y continuaban en ellas hasta ser adolescentes, y entonces solían ingresar en los grupos de la juventud del propio partido. Uno de los distintivos de los pioneros es un pañuelo o bufanda normalmente roja que se llevaba atada al cuello.
Acabada la contienda, el maestro que vino al pueblo era D. Antonio, y era lo contrario de D. Julio, de marcado signo falangista, con lo que todavía algunos vecinos recuerdan cuando les hacía desfilar vestidos de "flechas" de Falange, y había uno que hacía de cornetín de órdenes, otro repicaba el tambor y los demás desfilaban marcialmente portando fusiles hechos de madera.
En ese grupo que desfilaba, se encontraban chavales del pueblo de una edad de entre nueve y once años como eran Santiago González González (el mozo), Lorenzo González Rodríguez (de los raimundos), Andrés Segovia Morato (gordete), Julio Alcón González (minino), Santiago Estévez Morales, Alberto Sánchez González, Julio Estévez Segovia (tonete), José Sevillano Arcones (pepe casillas), Antolín González Domíguez (tolín), Mariano López Martín (mariano velilla), Cesáreo Manuel González Morato (sarín) y otros más.
Otra de las cosas que hacía el maestro D. Antonio era purgar a los que hacían "alguna", como me contaba Alberto Sánchez, que junto con Alfonso Segovia un domingo en lugar de ir a misa, se fueron a la Ladera con los cazadores y fueron obligados a tomar aceite de ricino bebiendo de un vaso, en donde estaba el bar Centro, que era sede de F.E.T., como se ve en lo expuesto sobre tabernas en el recuerdo.

En las fotos que siguen se ven chavales desfilando como "pioneros" en Barcelona y en la otra se ve a dos "flechas" de Falange, al cornetín Alfonso Segovia Aparicio (del que se hace mención en el apartado de canteros de este pueblo) y al tambor Lorenzo González Rodríguez.
En la foto de la izquierda se ven chavales, en la fila de la izquierda, algunos con pañuelo al cuello como se ha dicho líneas arriba.

desfile de pioneros flechas de este pueblo

D. Nemesio Landaburu tuvo plaza de maestro en Robledondo y durante la guerra civil, ese pueblo, que hoy es pedanía de Santa María de la Alameda, quedó en la zona de influencia de la línea del frente, al producirse el ataque de las fuerzas "nacionales" desde el Norte estableciéndose el frente de Guadarrama, con las poblaciones de Las Herreras (pedanía de Santa María de la Alameda), Hoyo de la Guija, La Hoya y otros, con lo que se vino a Moral y aquí daba clase a los chicos del pueblo, y acabada la contienda se volvió a Robledondo.


Y una cosa curiosa que recuerdan algunos mayores de D. Nemesio Landaburu es que además de maestro ejercía de farolero ya que encendía las farolas de aceite que había en las calles del pueblo. Era natural de Manjirón, pueblo de la provincia de Madrid, aunque sus padres eran de Elorrio y de Salinas de Leniz, y se casó en la parroquia de San Miguel Arcángel de Moralzarzal a la edad de 25 años con Ángela Corregidor Mazarías en agosto de 1900, oficiando el párroco de entonces D. Remigio Muñoz y Coello, de ahí que conste en la lista de jornaleros para ir a por leña para la Luminaria de enero de 1901. El servicio de encargado de las farolas era concedido mediante subasta y se ve en acta de fecha 8 de julio de 1900 que se subasta el alumbrado público por un semestre por 60 pesetas.
En una sesión del Consistorio celebrada en julio de 1904 se trata de la adquisición de 14 farolas para poner donde lo considere el Ayuntamiento, y en el acta de fecha 12 de noviembre de ese mismo año, consta que se pagan 25 pesetas a Nemesio Landaburu por 29 días por el trabajo como encargado del alumbrado público, siendo en enero de 1905 cuando se trató del accidente por el que la farola de la plazuela de la Peñuela fue rota por un carro de Celestino Sepúlveda González.
Hay que decir que en esa época, el alumbrado era a base de farolas de aceite, pues el alumbrado eléctrico se inauguró en 1914 empezando los trámites para poner electricidad en 1907.

En sesión de 13 de abril de 1907 se hace mención al Sr. marqués de Santillana como posible financiador de la instalación de luz eléctrica y que el Ayuntamiento mandará carta al Sr. marqués para recabar costes y condiciones y poder así acordar lo que se considere; en julio de ese mismo año se trata sobre el alumbrado público eléctrico, pero de momento no se puede por motivo de fondos.
El marqués de Santillana en esas fechas era D. Joaquín de Arteaga y Echagüe, y para ver la relación con el tema, habrá que hacer un repaso por la Historia.
El Marquesado de Santillana es un título de nobleza español concedido en 1458 por el rey de Castilla Juan II (hijo de Enrique III "el Doliente" y de Catalina de Lancaster) a D. Íñigo López de Mendoza como premio por su labor en la primera batalla de Olmedo y por ello es conocido como el "marqués de Santillana", el cuál fue militar y poeta. Asímismo le concedió el título de Conde del Real de Manzanares.

El Real de Manzanares es el nombre o denominación dado por el rey Alfonso X "el Sabio" en 1275 al territorio en el que se encontraba Moralzarzal así como otros pueblos de esta zona, siendo ese territorio el que iba desde el puerto del Berrueco hasta el puerto de Lozoya. El puerto del Berrueco está situado en el cordal que separa Avila y Segovia y concretamente en el Collado de Hornillos entre Cueva Valiente (montaña de la sierra de Guadarrama situada sobre el municipio de El Espinar, provincia de Segovia, y con la cima en terreno de Peguerinos, municipio de Avila) y Cabeza Líjar o Lijar (montaña también de la Sierra de Guadarrama en el Sistema Central, ubicada entre las provincias de Ávila, Madrid y Segovia). El puerto de Lozoya está en la carretera que une la localidad madrileña de Lozoya con la segoviana de Navafría.
Parte de este territorio llamado Real de Manzanares, lo donó, a finales del siglo XIV, el rey Juan I de Castilla (abuelo de Juan II) a D. Pedro González de Mendoza, su mayordomo mayor (que fue el que comenzó la construcción del castillo de Manzanares el Real, y lo finalizó su hijo Íñigo López de Mendoza). Los Reyes Católicos concedieron a los Mendoza del título del Ducado del Infantado, de ahí la relación del marqués de Santillana, el ducado del Infantado y el Real de Manzanares.
Un descendiente de estos personajes es D. Joaquín de Arteaga y Echagüe, el cuál ostenta los títulos de XVII duque del Infantado, XVIII marqués de Santillana y II conde del Real de Manzanares, el cuál constituye en 1.905 la sociedad anónima "Hidráulica de Santillana", que tenía una concesión para llevar agua del río Manzanares a Madrid desde el embalse de Santillana, aunque en 1.930 vendió la mayor parte de sus acciones a Unión Eléctrica Madrileña y posteriormente, después de varios cambios en el accionariado de dicha compañía, en los años sesenta, el Canal de Isabel II se convirtió en el accionista mayoritario de Hidráulica de Santillana.
La empresa se dedicaba, además de abastecer de agua a zonas de Madrid, a la producción de energía eléctrica sin originar residuos, generándola en la central eléctrica del Navallar, muy cercana a Colmenar Viejo. Esta central del Navallar se inauguró en 1900 y fue la primera en suministrar energía eléctrica a Madrid. En una central hidroeléctrica se utiliza energía hidráulica para la generación de energía eléctrica, de modo semejante a como los antiguos molinos aprovechaban la corriente de los ríos para mover una rueda, en la generación de electricidad, mueven la turbina de un generador eléctrico.
Esta central se alimenta del agua proveniente del embalse de Santillana a través de una tubería de unos 8 km de longitud, hasta llegar al depósito elevado del Navallar y aprovechando el desnivel de unos 100 metros, desde el depósito baja por una tubería de presión hasta dicha central o minicentral eléctrica, que está situada junto al río Manzanares, donde el agua es turbinada, es decir, se hace pasar por una turbina hidráulica la cual transmite la energía a un generador donde se transforma en energía eléctrica.

El embalse de Santillana, situado en Manzanares el Real, fue construido por Hidráulica Santillana en 1907, y se debe a dicho marqués de Santillana y duque del Infantado D. Joaquín de Arteaga, con el fin de explotar la energía del río Manzanares y llevar agua potable a Madrid. En 1908 se terminó la vieja presa que fue inagurada por Alfonso XIII, haciéndose una nueva escollera en 1971, con lo que se duplicó su capacidad. El antiguo dique está hoy día prácticamente sumergido, aunque es posible ver aún algo de él así como el antiguo torreón de estilo gótico plateresco que estaba en armonía con el castillo de Manzanares, y esto se puede comprobar al ver la foto siguiente donde se muestra dicho torreón.

torreón del dique

Una vez hecho un pequeño paseo por la Historia recordando la relación del marqués de Santillana con la posible electrificación del pueblo, y volviendo a nuestra historia, hay que traer a la memoria que hubo otro encargado del alumbrado y así en la sesión del 7 de agosto de 1909 se da cuenta del cese como encargado de Miguel González Perea, que tenía el oficio de cantero, y entonces volvió de nuevo Nemesio, pues en la sesión del 16 de abril de 1910 se lee que Nemesio Landaburu solicita se le aumente el sueldo de 75 céntimos a 1,25 pesetas al día por haber aumentado el alumbrado en 8 farolas más.
El día 2 de septiembre de 1911 se da cuenta de la proposición hecha por una Sociedad que se halla en constitución, para instalar la luz eléctrica en el pueblo bajo la base de que si el municipio se obliga a satisfacer 2.500 pesetas por 50 luces de alumbrado público, se obliga dicha Sociedad a solo cobrar a los vecinos por cada luz de 16 bujías una peseta con 25 céntimos al mes, se acepta la idea en principio y se acuerda que se formalizará contrato cuando se encuentre constituida dicha Sociedad.
En sesión de 6 de julio de 1912 se acuerda decir al encargado del alumbrado público que cumpla el horario que le han dicho de encender y apagar y que los depósitos de los faroles se llenen en el Ayuntamiento sin sacar fuera de él el líquido de las aceiteras.

En la foto que sigue se ve la farola que había en la plaza a finales del siglo XIX, con tres puntos de luz, foto realizada durante la celebración de las fiestas patronales de 1885, farola que se encargaba de limpiar y rellenar de aceite el maestro D. Nemesio Landaburu.

farola de la plaza

También estuvo encargado del reloj "Frascuelo" y así se puede ver en acta de la sesión del Ayuntamiento de fecha 18 de junio de 1899 que se nombra a Nemesio Landaburu encargado del cuidado y conservación del reloj de la torre del municipio, ya que no es conveniente sacarlo a subasta.
Asímismo desempeñó el cargo de Oficial de la Secretaría desde mayo de 1913 (ayudando al Sr. Secretario de entonces D. Maximino Sánchez Oñoro), como consta en el acta de fecha 13 de mayo de 1913 en la que se dice que se hace necesario incorporar un auxiliar a la Secretaría del Ayuntamiento para descargar tareas del Secretario. Se elige a Nemesio Landaburu Mugarza que seguirá con la asistencia y arreglo del alumbrado público. El título será el de "Oficial de Secretaría", y se le considera idóneo al tener el título de Maestro Superior y experiencia. El sueldo por ambos servicios es de 1.000 pesetas, a lo que se opone Mariano Sanz González por entender que no es necesario. En el acta del 3 de febrero de 1918 se ve que presentó la dimisión de ese cargo y de encargado del reloj.

En enero de 1913 se da cuenta de que el concejal Mariano Sanz González y el secretario Maximino Sánchez Oñoro habían celebrado una entrevista en Madrid con D. Pablo Grau, concesionario por el marqués de Santillana de fluido eléctrico, que ofrece instalar el alumbrado en esta Villa y teniendo en cuenta las bases generales fijadas por dicho Señor, se acordó se le escriba rogándole que se digne personarse en este pueblo para fijar las condiciones que han de servir de base para el contrato, para que si son aceptables formalizarlo inmediatamente.
En julio de ese mismo año se dió cuenta del proyecto de contrato presentado por D. Pablo Grau, vecino de Colmenar Viejo, para suministro de fluido eléctrico e instalación del alumbrado público. Si falta dos noches seguidas, esos días serán gratis. Grau se obliga a hacer la instalación con líneas de alta y de baja. El Ayuntamiento se obliga a instalar 50 luces para el alumbrado público a razón de 3 pesetas por cada luz de 10 bujías y garantizar contrato de producción al año hasta 6.000 pesetas y pasada esa producción el Ayuntamiento solo pagará lo del alumbrado público por meses vencidos. El terreno para el transformador corre por parte del Ayuntamiento y en septiembre se acuerda la distibución de las luces.
En la sesión celebrada en el Ayuntamiento el día 20  febrero de 1914, se da cuenta por parte del Sr. Grau (concesionario por el marqués de Santillana de fluido eléctrico), de la finalización de la instalación de la luz, y probada está todo correcto. Se puede inaugurar. Se inaugurará el 22 Domingo de Carnaval, con bendición y banda de música del Hospicio. Las luces de 10 bujías y filamento de carbón, según contrato. El contratista hace una mejora diciendo que de 16 bujías y filamento metálico al mismo precio.
En el acta la sesión extraordinaria del Ayuntamiento del día 22 de febrero de 1914 consta lo siguiente : Esta noche se inaugurará el alumbrado eléctrico y asistirá el Ayuntamiento en pleno. Se levante acta con relación suficiente para que como documento histórico se conserve siempre en el archivo municipal. Se obsequiará al vecindario con un refresco y habrá un lunch en el Ayuntamiento. Se invita a D. Pablo Grau y al apoderado general del marqués de Santillana Sr. Reyes. Los músicos por cuenta del Ayuntamiento, se hospedarán en casa de Facunda de la Rubia Herrero, Juan González González y Tomás Hernando González, cuatro músicos por casa. (12 músicos en total).

Relativo al alumbrado eléctrico, en 1918 consta como encargado de mantenimiento de la instalación Antonio Morales, el cual presenta una cuenta de lámparas de filamento metálico para el alumbrado público que asciende a 98,05 pesetas y se acordó abonárselo, y en el acta del 14 de enero de 1922 consta que se acuerda abonar 100 pesetas como gratificación a Antonio Morales por dos años colocando bombillas. En abril de ese año se solicita un nuevo contrato para el alumbrado público a la Sociedad Hidráulica del Guadarrama, compañía suministradora del "fluido eléctrico" y en mayo se firma el contrato encargándose también de vigilar la instalación para los vecinos.

En sendos artículos del diario ABC aparecidos el jueves 12 y el viernes 13 de julio de 1951, se da la noticia de la inauguración de las escuelas en el pueblo con asistencia del gobernador Civil D. Carlos Ruiz y el presidente de la Diputación, el Sr. marqués de la Valdavia.
El grupo escolar fue construido en el "Prado Caño", el cual fue comprado a Marcelino Ovejero Sepúlveda por parte de Marcelino Reyero Riaño, inpector de enseñanza primaria, Maximino Sánchez Morales, constructor, y Luis Sánchez Morales, alcalde y en representación del Ayuntamiento del pueblo, por la cantidad de 92.500 pesetas, acuerdo que firmaron el día veintiseis de mayo de mil novecientos cincuenta, teniendo el prado una superficie de 14.300 metros cuadrados, pudiendo verse lo dicho en parte del escrito firmado por los cuatro intervinientes tras llegar al acuerdo, lo que se muestra a continuación.



El proyecto de la escuela constituida como grupo escolar de dos clases fue diseñado por el arquitecto D. Daniel Zavala, y a continuación se muestra la forma de dicho centro escolar con esa imagen de su planta sacada de los planos.



En el artículo del día 12, se dice que en el pueblo de Moralzarzal se ha verificado la imposición de la medalla de Oro de la Previsión Popular al gobernador Civil, D. Carlos Ruiz. Asistieron al acto el presidente, el vicepresidente y el director general del Instituto Nacional de Previsión, acompañados por otros directivos y consejeros de la entidad; el presidente de la Diputación, marqués de la Valdavia y el inspector de Primera Enseñanza. En compañia de las personalidades que acudieron a este acto, el Sr. Ruiz inauguró después las nuevas escuelas construidas en el citado pueblo por iniciativa y a expensas del Gobierno Civil.
Seguidamente se ve el recorte del periódico con el encabezamiento de la noticia aparecida el día 12.



El marqués de la Valdavia por esas fechas era D. Mariano Ossorio Arévalo, que fue presidente de la Diputación Provincial de Madrid desde el 3 de febrero 1947 y permaneció como tal durante 18 años. En esa época era Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento D. Carlos Ruiz.
La parte de la calle de la Iglesia, en el tramo que va de la plaza de la Constitución hasta las cuatro calles (cruce de la calle de la Iglesia y la calle de la Huerta) fue llamada calle del marqués de la Valdavia, y la calle del Rondón se llamó calle de Carlos Ruiz hasta que en tiempos de la democracia se cambió por su nombre actual, calle del Rondón. Para que algunos recuerden, antes de la guerra civil tenía otro nombre y era de las Eras, pues esta calle arrancaba en la plaza, así que el tramo que va desde la plaza hasta donde está el bar Sol pasó por varias denominaciones como he comprobado en un mapa de 1891 y en una factura del bar el Racimo de Oro pone c/Eras nº 1 la cual es mostrada en el apartado de la web tabernas en el recuerdo.
En tiempos de D.  Nicolás, ya se dieron clases en la escuela construida cerca de la iglesia, un grupo escolar de 2 aulas en la glorieta del Caño.
Se ve en la siguiente foto lo que era el ese grupo escolar, foto hecha no hace muchos años (1989) durante uno de los días de Carnaval, con las dos aulas a los lados de la puerta.

escuelas

Más recientemente los maestros recordados son D. Fernando, D. Antonio y D. Manuel.

Como maestras son recordadas Dª. Agustina Corral Bustillo, que ejerció desde 1923 hasta después de la guerra civil de 1936, aunque durante la guerra no había clase, y también a Dª. Pilar; en 1951 estaba Dª Angelines González Cavanna y en 1958 Dª Rosario. También se recuerda a Dª Petra Blázquez de Tena, que ejerció en Moral desde 1971 hasta 1984, a Dª Margarita y a Dª Carmen Moreno Nieto que estuvo dando clase desde 1973 hasta 1990.
Hubo una maestra que renunció al puesto y puede ver esta noticia aparecida el nº 5.039 de EL SIGLO FUTURO del jueves 27 de septiembre de 1923, en la que se dice de la renuncia de la maestra de la escuela de Moralzarzal de Dª Magdalena Guerra, noticia que también aparece en la publicación LA EPOCA del jueves 27 de septiembre de 1923.
Antes de la guerra, como se ve en la reseña del diccionario, la escuela era mixta y después, acabada la contienda, ya hubo separación, de manera que las clases para los chicos se impartían en el aula del ayuntamiento, y para las chicas en la escuela de chicas que hubo donde estaba la clínica y luego consultorio local, en la calle de la iglesia, edificio que albergaba también la casa de la maestra y como testimonio de ello, en una nota de prensa aparecida en el número 472 año XII de LA GACETA DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA el 7 de octubre de 1900 en la que se hace mención a la petición hecha a los Alcaldes de determinados pueblos, por parte de la Junta provincial de Instrucción pública de Madrid, de los presupuestos de material escolar para el segundo semestre de ese año de 1900, y se muestra seguidamente el recorte de esa publicación donde se ve claramente el nombre de Moralzarzal y escuela "(la de niñas)".



Hay otras publicaciones en las que se puede ver lo de escuela de niñas y entre ellas está la reseña aparecida en el Diario Oficial de Avisos de Madrid, nº 1, año CLVII, publicado el sábado 2 de enero de 1915 con motivo de las elecciones a celebrar en 1915 y después de la reunión habida el 15 de diciembre de 1914 por la Junta municipal del Censo electoral de la Villa de Moralzarzal en la que se acordó designar como local para celebrar las elecciones, "el Salón Escuela de niñas, situado en esta Villa, calle de la Iglesia num. 1", siendo secretario de la Junta D Maximino Sánchez Oñoro y presidente D. Vicente Morales.

La parroquia tenía aneja la iglesia de Cerceda ("Cereceda" en la reseña del diccionario) y fue el 1 de septiembre de 1994, cuando estando de párroco D. Francisco Lomillos Lobo, que oficiaba en la iglesia de S. Miguel Arcángel de Moralzarzal y en la de Ntra. Sra. La Blanca  de Cerceda, dejó de ser aneja y vino D. Alberto como párroco titular a Cerceda.
En esa diccionario de Pascual Madoz, Se ven datos sobre la poblaciónde entonces, 335 habitantes (almas) y también sobre la capacidad productiva, impuestos y contribución, todos éstos expresados en reales (para aquellos que no estén acostumbrados a esa "moneda", el real era equivalente a 25 céntimos de peseta).

En el pueblo, además de la iglesia dedicada a San Miguel Arcángel, que es patrón de la villa, hay una ermita de construcción reciente (1990) que se halla en el parque de la Tejera, pero también hay que recordar la ermita que hubo junto a la carretera a Mataelpino y muy cercana también a donde está ahora la estación de autobuses, en los terrenos que hoy día ocupan las viviendas del proyecto RAM también llamada urbanización "La Ermita", terrenos que formaban la finca "Los Navazos", y para que algunos refresquen la memoria en las siguientes fotos se muestran las dos ermitas, la nueva a la izquierda (foto de 2005), llamada de la Santa Cruz, donde se encuentra una estatua de San Isidro y a la derecha la antigua ya desaparecida, que estuvo dedicada a San Sebastián, en la que se aprecia en la parte izquierda la tapia de piedra que separaba la carretera a Mataelpino de la finca donde estaba (esta foto la hizo D. Félix Salas en 1926 cuando vino a veranear a Moralzarzal y que gentilmente me proporcionaron su sobrina Dª M. Adoración Pilar Salas ("Dorita") y su marido D. Antonio Olivera Morales), apareciendo en la foto la esposa de D. Félix Salas con unos sobrinos de la pareja.

ermita moderna en la Tejera antigua ermita en 1926

Para ir a esa antigua ermita desde la iglesia del pueblo se pasaba por la calle de la Cruz en el barrio de igual nombre. Hay mayores que recuerdan que cuando se realizaba el Via Crucis desde la ermita hasta la iglesia, se pasaba por la calle de la Cruz y se descansaba en la plazoleta donde hoy día está el bar Roma y se descansaba la cruz en una piedra que allí había, en la cuáal estaban grabadas unas cruces y un poco más adelante en el camino hacia la iglesia donde sale la calle Becerril frente a lo que era el prado carnicería, había una cruz de piedra pinada donde también se hacía una parada antes de llegar a la iglesia. No se sabe cuando dejó de tener culto, pues no hay constancia de ello, pero deduciendo fechas por escrituras, hay quien piensa que se puede afirmar que fuera hacia 1820, como consecuencia del proceso de desamortización durante la época de la guerra de la Independencia, proceso que se extendió desde 1808 hasta 1823, aunque es más probable que fuera posteriormente, en la etapa de la desamortización de Mendizábal y Espartero que se produjo más adelante, desde 1834 hasta 1854, y sí hay escrituras en las que consta como pajar cuando perteneció a la familia de Vicente Martínez, el ganadero propietario de la Casa Grande (hoy biblioteca municipal), que concuerda más con esas fechas, pasando la propiedad más adelante a Melchor Antuñano, y luego perteneció a la familia de Natalio Morales.
Los terrenos donde se alzaba la ermita estaban dedicados a pasto y siembra, encontrándose hoy día ocupados por distintas urbanizaciones, como son la Ermita y los Navazos, y de la ermita ya no quedan ni las piedras, consecuencia del desarrollo sufrido por el pueblo al extenderse por sus campos.
Y para darnos una idea de cómo se ha extendido el pueblo, se puede ver en la foto siguiente, apareciendo en primer plano lo que era la viña con la casa en el centro y los hermosos pinos (pinos centenarios) que tenía en la tapia norte, algunos desaparecidos intencionadamente cuando se ha construido hace pocos años la urbanización que lleva su nombre, "la Viña", y se puede apreciar a la izquierda la torre de la iglesia y una línea de casas hacia la derecha, casas que estaban en la calle de la Iglesia, la calle de la Fuente y calle de la Viña; en el centro hay un edificio grande con fachada de tonos claros que era la casa de la Huerta y más a la derecha se distinguen casas de la plaza, entre ellas el ayuntamiento, pudiédose ver también, detrás del ayuntamiento, la casa de Vilches, que luego pasó a la familia Solano (casa donde vive el autor de esta web) y más a la derecha la casa de la Arboleda, de la familia Retana, donde vivió una temporada el médico D. Bernardo y que pasó después de la familia García, edificio que había donde hoy está la urbanización Bellas Vistas y se puede apreciar a la izquierda, entre la torre de la iglesia y la casa de la Huerta, la casa de la familia de Natalio Morales, donde tiene su sede el Hogar de los Mayores, y aquí va la foto.


el pueblo en 1926

Esta foto, al igual que la de la ermita que ha aparecido anteriormente, la hizo D. Félix Salas en 1926, que con su cámara fotográfica de aquellas que consistían en la caja con el objetivo y el paño negro, las placas fotosensibles bañadas de sales de plata y su correspondiente trípode para no mover la cámara durante la exposición, cámaras que estaban al uso por aquellos tiempos, tuvo el capricho de subir hasta la parte de arriba del arcillero para hacerla (está el arcillero en la ladera de Matarrubia, por encima de la zona donde ahora hay una explanada a la entrada al parque de la Tejera), y nos da una clara idea de lo que se ha expandido el pueblo desde entonces, foto que muy amablemente me la ofrecieron el matrimonio mencionado un poco más arriba.
Seguidamente se muestra otra vista del pueblo, en la foto tomada sobre el año 1948 desde la zona de la Peñota, donde se distingue a la derecha la Viña con las líneas de vides claramente dibujadas, y a su izquierda otras dos de las viñas que dejaron de explotarse hace ya muchos años, a la izquierda se ve la calle Juncarejo que desemboca en la calle de la Iglesia, donde se aprecia la huella dejada por las aguas del arroyo del mismo nombre (arroyo Juncarejo), y en el centro hacia la izquierda se ve ese edificio cuadrado que destaca sobre los demás, de tonos claros y tejado de cuatro vertientes, que corresponde a la casa de la Huerta, y también en el centro y a la derecha de la foto, se distingue el Ayuntamiento con la torre donde estaba el famoso "Frascuelo" que se oía desde cualquier parte del pueblo y alrededores cuando daba las horas.

el pueblo en 1948

Otra forma de darnos idea de la expansión experimentada por el pueblo, la podemos tener al ver los datos dados por el diccionario MADOZ de 1848 que se pueden ver más arriba, en donde se da la cifra de 84 casas distribuidas en 8 calles, callejuelas y la plaza que albergaban a 335 habitantes, y la evolución de la población que ha venido dándose desde comienzos de siglo XX con una cierta irregularidad; hasta la mitad del siglo tuvo altibajos, aumentaba o disminuía y es a partir de 1950 cuando el incremento fue positivo, primero muy pequeño y luego experimentó un crecimiento normal llegando hasta 1986 en el que el crecimiento empezó a ser progresivo, pasando hasta los 11.318 habitantes según el censo de 2008,

Y a continuación se ve un cuadro de cómo ha evolucionado el número de habitantes.

cuadro año / población
año 1910 1920 1930 1940 1950 1975 1981 1986 2008 2009
población    804    773    822    770    774  1.264  1.600  1.650 11.318 11.648


Se calcula que durante los meses de verano y algunos fines de semana la población puede llegar a superar los 25.000 habitantes.
La población en la fecha de la fotografía era de unos 800 habitantes, con lo que no podía haber muchas casas, de ahí que se ve lo poco que ocupaba el pueblo por aquella época, pero lo que si se puede decir es que ya había veraneantes por entonces, como eran los que habitaban las hermosas casas como las de Vilches, la Arboleda, los Leones, la casa de Velázquez, y otra más pequeñas que había en la calle de la Iglesia como era Villa Dolores (donde ahora hay una carnicería) y Villa Sol (que aún se conserva), o las que hay en la calle Juncarejo pegada a la fuente de los Cuatro Caños (de los Granado) o la que la sigue que está recién reformada, y el autor de la foto mostrada antes, foto que hizo en el verano de 1926.
En Villa Sol, después de la guerra, pasaba consulta el médico del pueblo por entonces, D. Bernardo Gasque Pérez-Aznar, y como recordatorio, se muestra una receta extendida por dicho doctor en 1948, y en ella se puede ver el número de teléfono que tenía entonces, el 14.



Y a continuación se pude ver una nota de la parroquia indicando que D. Félix Salas había dejado unas fotos que hizo dentro de la iglesia,



en las que aún se podía ver el púlpito, desaparecido hacia 1965 (que se muestran en el capítulo de este sitio web dedicado a la iglesia) en el que estaba el escudo del pueblo, muy parecido al que hay en un banco que se conserva en uno de los salones de la iglesia, banco que anteriormente estuvo en el ayuntamiento, y que cuando se llevó a la iglesia, era donde se sentaban las autoridades en los oficios religiosos a los que asistían y que se muestra en la siguiente fotografía.

banco de autoridades

Más arriba se ha mencionado la tejera donde se hicieron las tejas que se emplearon para cubrir el edificio del Ayuntamiento, y en 1903 hay noticias de ella en el acta de la sesión celebrada por el Consistorio en la que se dice que se recompondrá la tejera , pues está en estado ruinoso, y una vez hecho se anunciará la subasta para su arrendamiento.
A finales de marzo de 1903 se acuerda que el contratista para reparar la tejera sea Tomás Bermejo Carrasco, corriendo el Ayuntamiento con los gastos de acarreo de la piedra necesaria. El importe del contrato de reparación suponen 215 pesetas.
En la sesión celebrada en el Ayuntamiento el día 1 de abril de 1905 se acuerda el arrendamiento del Tejar y del oficio de tejero a Manuel Rodríguez al terminarse el tiempo de arrendamiento. Como se hacían tejas y ladrillos, se concede por 2 años al precio de 4 pesetas las 100 tejas y a 3,25 pesetas los 100 ladrillos para construcciones del pueblo y libertad de precio para forasteros.
Y hay otra referencia a dicho tejar ya que en un acta de mayo de 1907 consta que se avise al tejero Manuel González Rodríguez para que se fije en las condiciones en que se halle con respecto al contrato del tejar.

En la siguiente foto tomada sobre 1950, se ve parte del pueblo y comenzando por la parte derecha, casi abajo, se ve la plaza de la Constitución con el edificio del Ayuntamiento, los toriles y saliendo hacia abajo está la calle de Roseles y hacia arriba la que hoy es calle Rondón. A la derecha de la foto y detrás del Ayuntamiento, aparece un edificio que después de desaparecer la casa de la Huerta, que era conocida como la "casa Grande", heredó su nombre y pasó a llamarse de la misma manera, casa Grande, edificio que a partir de 2006 alberga la biblioteca municipal.
En la foto se ve hacia el centro, un edificio de varias plantas, la casa de la Huerta y toda su huerta, y cerca del ángulo superior derecho de la huerta se ve un edificio de dos plantas que era la casa de Natalio Morales, el cual fue comprado por el Ayuntamiento y en 2005 se inauguró allí el Hogar de los Mayores. A la izquierda de la foto, donde están los últimos edificios, se ve la casa conocida como Torreblanca, pegada a la carretera que va de Moral a Mataelpino, y a su derecha hay una parcela cuadrada que estaba previsto fuera el cuartel de la Guardia Civil.

otra vista del pueblo

Durante los tiempos de la República se encontraba de párroco del pueblo D. Remigio, y me llamó la atención lo escrito por él en el libro de bautismos como consecuencia de la visita pastoral realizada a nuestra Parroquia en el mes de junio de 1935 por el Arcipreste, que era el Provicario General de la Diócesis D. Manuel Rubio Cercas (este provicario, durante la guerra de 1936 estuvo refugiado en la embajada de Noruega en Madrid), viéndose escrito el número de feligreses que asistían a la misa, y lo que dice de que se lee normalmente la prensa de derechas, pero es mejor leerlo que contarlo, así que bajo estas líneas se muestra parte del acta escrita.

acta de la visita

Y es curioso, pues son tiempos en los que estaba la Segunda República y por esas fechas era ministro de la Gobernación Manuel Portela Valladares, que posteriormente asumió la presidencia del gobierno a finales de 1935 cuando era presidente de la República D. Niceto Alcalá Zamora.
D. Manuel Portela se estaba haciendo una casa en el pueblo, el hotel de Portela (que nos suena a los que conocimos ese edificio inacabado después de la guerra), y mientras se edificaba esa casa, Portela estuvo en el hotel de Velázquez (también conocido como el "hotel azul" o "El Estanque"), en la avenida de la Salud.
El alcalde del pueblo entonces era D. Manuel López Sastre, que estuvo en el cargo desde octubre de 1934 hasta febrero de 1936, y era el dueño de los terrenos que vendió a Portela para que se hiciera su chalé, y más mencionado en el pueblo, su hotel.
La foto mostrada a continuación pude ver en la parte inferior el edificio que nunca llegó a terminarse de esa casa que se estaba haciendo Portela Valladares, y a la derecha la bifurcación de la carretera que viniendo de Cerceda, va por la izquierda hacia la fuente de la Salud y por la derecha a la calle de las Eras, la de los Morales y la de Bellasvistas.

hotel de Portela

Y lo de curioso lo considero puesto que escribir esas cosas cuando la República era bastante intransigente con temas de culto religioso, era un riesgo por poder ser sometido a sanción, pues en la prensa se publicaron cosas como las que se pueden ver en lo que se exponen seguidamente de noticias aparecidas entonces como en la publicación LA ÉPOCA del lunes día 3 de octubre de 1932 y en el HERALDO DE MADRID del sábado día 1 de octubre de 1932, donde se ve las sanciones impuestas por distintos motivos, y en lo referente a Moralzarzal, la de multa de 100 pesetas por asistencia de la corporación municipal a actos religiosos.
El acalde de Moralzarzal en esa época era Raimundo González Bermejo, conocido con el apodo familiar del tío Raimundo, que estuvo de alcalde desde mayo de 1932 hasta octubre de 1934.

recorte de prensa   recorte de prensa





Y hablando del alcalde Raimundo González Bermejo, se muestra seguidamente una tabla con los alcaldes de los últimos 115 años.


Alcaldes de Moralzarzal desde principios del siglo XX hasta nuestros días
periodo alcalde periodo alcalde
1898 - 1902 Melchor Antuñano Martínez 1902 - enero 1904 Alejandro Martín
enero 1904 - junio 1905 Alfredo Somacarrera Gómez junio 1905 - junio 1906 Gregorio Martín Pariente
junio 1906 - 1908 Ángel González Mazarías 1908 - 1914 Ángel Mazarías Berrocal
1914 - 1917 Manuel López Sastre 1917 - 1919 Melchor Antuñano Martínez
1919 - 1920 Leoncio González González 1920 - 1921 Severino González González
1921 - 1922 Alfredo Somacarrera Gómez 1922 - 1923 Cayo Mansilla Santos
1923 - 1924 Melchor Antuñano López 1924 - abril 1927 Juan Martín Lázaro
agosto 1927 - febrero 1930 Alfredo Somacarrera Gómez febrero 1930 - junio 1931 Basilio Sanz González
junio 1931 - mayo 1932 Antonio Morales López mayo 1932 - octubre 1934 Raimundo González Bermejo
octubre 1934 - febrero 1936 Manuel López Sastre febrero 1936 - agosto 1937 Ecequiel Balandín González (teniente de alcalde)
agosto 1937 - junio 1938 Mariano González López junio 1938 - febrero 1939 Juan Alcón Carralón
febrero 1939 - marzo 1939 Rufina González Barroso marzo 1939 Rufino Estévez Berrocal (1er. teniente de alcalde)
marzo 1939 - julio 1939 Basilio Sanz González julio 1939 - febrero 1944 Tomás Sepúlveda Antuñano
febrero 1944 - octubre 1948 Manuel López Antuñano octubre 1948 - febrero 1949 Hilario Morato González (alcalde interino)
febrero 1949 - enero 1953 Luis Sánchez Morales enero 1953 - marzo 1953 Hilario Morato González (alcalde accidental)
marzo 1953 - agosto 1956 Rafael Gómez de la Granja Almenta agosto 1956 - septiembre 1963 Alejandro Navas de Lucas
septiembre 1963 - julio 1966 Agustín López González julio 1966 - junio 1969 Eduardo Balandín López
junio 1969 - mayo 1975 Vicente López Barbero mayo 1975 - abril 1979 Tomás Navas Sanz
abril 1979 - mayo 1983 Jesús González Domínguez mayo 1983 - 1987 Marciano Miguel González
1987 - 1995 Narciso López González 1995 - 2015 José María Moreno Martín
junio 2015 - Juan Carlos Rodríguez Osuna - -


Retomando lo dicho en las primeras líneas de esta página sobre Fuente del Moral y Zarzal, en la zona que siempre se ha sospechado de la ubicación del núcleo de población de Zarzal, se pueden ver indicios de que realmente allí se encontró, al haberse visto restos de edificaciones así como restos de carbón y de metales, lo que apunta a la existencia de la fragua que hubo, y hay un detalle que me llama mucho la atención y es la presencia de una planta de hiedra con troncos muy gruesos (donde los restos de la fragua), lo que quiere decir que ya tiene su antigüedad y también indica que fue plantada por gentes que allí habitaban, pues la hiedra no se da espontáneamente en los campos de esta zona. Asimismo se puede ver un árbol con un tronco muy grueso, con una circunferencia de 1,70 metros a una altura de un metro del suelo, que parece de ser una especie de la familia de los taxodiáceas, plantas parecidas a los tejos, pero que realmente es un Juniperus oxicedrus, es decir una cada o enebro de la miera, y la verdad es que es un árbol excepcional ya que se encuentra en terreno bastante húmedo y rodeado de fresnos y que tiene una altura de unos 10 metros.
Seguidamente se muestra un par de fotos con la hiedra luciendo su grueso tronco, y restos de edificios, esas piedras formando ángulo, que aún hoy día se pueden ver en prados de la zona de las Herrencillas, donde se encontraba Zarzal.

arbusto de hiedra restos de edificación

La plaza del pueblo, como era siempre conocida, tuvo distintas denominaciones, pues primitivamente se llamó de la Constitución, a raíz de la guerra de 1936 se llamó plaza del Generalísimo y con la llegada de la democracia se volvió a llamar plaza de la Constitución.
En 1891, las calles del pueblo eran muy pocas, y la variación sufrida hasta 1918, fue nula, pues los mapas lo atestiguan. Todas las calles siguen con la misma denominación salvo la avenida de la Salud, que pasó de llamarse calle Real, luego avenida de José Antonio y en los tiempos modernos ya tiene su actual nombre de La Salud. La calles eran 15 y por orden alfabético eran Antón, Arco, Barrio de Arriba, Cerrillo, Cruz, Eras, Escuadra, de la Fuente, Huerta, de la Iglesia, Madrid, de los Morales, Peñuela, Roseles y Viña. Una parte de la calle Barrio de Arriba, la más alejada del centro del pueblo se llamaba camino de la Tejera, la que ahora es la calle de la Tejera.
En el mapa esquema mostrado seguidamente se ven las calles y su distribución, viéndose arriba el lavadero (un rectángulo girado hacia la derecha), por encima de la iglesia, y no se ve marcado el matadero, que estaba más arriba, el cual sustituyó al antiguo que había en la calle de la Cruz y la actual calle Becerril, pues en acta del Ayuntamiento de fecha cuatro de septiembre de 1898 se acordó venderlo por 175 pesetas, acto de venta a celebrar el día once de septiembre de ese mismo año, pues el edificio estaba inservible.
En la parte de la izquierda se ve el camino de la Tejera, abajo están las calles Real, Madrid y de las Eras y a la derecha la calle Antón confluyendo con ella las de la Cruz y de la Huerta.

mapa de 1891

Se ve que lo que hoy día es la travesía de la Viña, era calle de la Viña.




Hay cosas de la historia del pueblo, que aunque sean relativamente recientes, llaman la atención, y es el caso que a mí me sorprendió el conocimiento de un horno de cerámica que hubo en nuestro pueblo, que se encontraba a un par de kilómetros de la población, así que pinchando en el siguiente enlace, se pueden ver datos y una breve historia de ese horno de cerámica del Gamonal.



En la historia de este pueblo, merece un puesto preeminente el que hay que dedicar a las personas, con sus nombres y apellidos, y de los apellidos se trata el estudio que se muestra a continuación.
Seguidamente se ofrece un cuadro estadístico de los primeros apellidos (apellidos paternos) de los bautizados entre el día 24 de marzo de 1733 y el 29 de noviembre de 1970, distinguiéndose entre los tres siglos, aunque en el siglo XVIII se han tomado datos de los libros de bautismos que van desde el día 24 de marzo de 1733 (primeros datos escritos que hay en los libros de la parroquia) hasta el 28 de diciembre de 1800, para el siglo XIX los datos están tomados desde el día 24 de enero de 1801 hasta el 28 de diciembre de 1900, es decir el siglo completo, y para el siglo XX, los datos abarcan desde el día 8 de enero de 1901 hasta el 29 de noviembre de 1970.

Los apellidos están puestos según el número de apariciones, del que más al que menos, es decir de los más comunes a los menos comunes, y no constan en esta exposición los que se encuentran en los libros de bautismos y aparecen menos de 25 veces.


Estadística de los apellidos paternos más comunes en Moralzarzal - datos de los libros parroquiales
primer apellido siglo XVIII siglo XIX siglo XX total
González 89 327 246 662
Martín 153 82 77 312
Balandín 59 153 89 301
Segovia 34 77 72 183
Estévez 19 113 49 181
Morato 0 64 32 96
Morales 36 35 17 88
Prados 5 63 18 86
Domínguez 4 38 42 84
López 5 10 62 77
Sepúlveda 21 46 5 72
Sanz 11 18 29 58
Rubio 46 6 0 52
Sánchez 14 7 28 49
Gómez 9 25 9 43
de la Rubia 12 28 2 42
Alonso 10 13 16 39
Berrocal 0 27 12 39
Herranz 28 10 1 39
Maure 0 31 7 38
Solís 9 14 13 36
Mazarías 10 15 10 35
Muñoz 20 9 6 35
Pérez 3 18 14 35
Ramírez 15 19 0 34
Crespo 0 29 4 33
García 3 6 24 33
Martínez 0 11 22 33
Taillet 0 33 0 33
Cuena 0 15 17 32
Mansilla 0 11 21 32
Rodríguez 13 2 16 31
Soriano 0 16 15 31
Moreno 1 0 27 28
Reguera 0 4 24 28
Torres 10 7 9 26

Los datos están tomados de 859 bautizos del siglo XVIII, de 1.817 bautizos del siglo XIX y de 1.439 de la parte estudiada del siglo XX, lo que hace un total de 4.115 bautizos, aunque la revisión ha sido de 4.376 bautizos, pues hay libros que tienen partidas repetidas de otros.

Como se puede comprobar, el apellido que más se ha dado es González, seguido de Martín, junto con Balandín, continuando Segovia, Estévez y les siguen Morato, Morales, Prados, Domínguez, López, Sepúlveda, Sanz y otros más.
Hubo apellidos que se dieron en épocas determinadas del siglo XVIII y que ya desaparecieron como Álamo, Arriaga, Benito, Blanco, Bustos, Valera, Callejo, Camoiras, Canton, Carrasco, Cubillo, Fraga, Giance, Manso, Manzano, Miradaya, París, Piñeiro, Ricote, Serrano, Ucendo y otros más. También aparecieron en el siglo XIX apellidos que en el XX desaparecieron como Arias, Asenjo, Atienza, Baonza, Barreda, Bauló, Berrocal, Bordón, Cabañas, Camacho, Cano, Cruz, Mejido, Orive, Palacios, Uranga, Revuelta, Roca, Román, Sastre, Taillet y otros más, y algunos que siguieron en el siglo XX como Acebes, Alcón, Álvarez, Baudót, Bernardos, Bermejo, Bernal, Criado, Cuena, Gasco, Leiro, Maya, Morato, Moral, Redondo, Reguera, Soriano, y aquellos que aparecieron en el siglo XX como Aguilar, Aldea, Ansó, Antuñano, Arribas, Augusto, Azañedo, Barquilla, Bartolomé, Blázquez, Crespo, de Antonio, Moreno, Navas, Nieto, Ovejero, Sevillano, y otros más, y algunos que desaparecieron como primer apellido se conservan como segundo o apellido materno.



Y como complemento de este estudio de los apellidos paternos más usuales en este pueblo, en las fechas indicadas anteriormente, se muesta a continuación el de los segundos apellidos o apellidos maternos, ordenado por número de apariciones en las partidas.


Estadística de los apellidos maternos más comunes en Moralzarzal - datos de los libros parroquiales
segundo apellido siglo XVIII siglo XIX siglo XX total
González 53 251 147 451
Martín 118 132 70 320
Rubio 72 94 5 171
Balandín 39 62 63 164
Morales 64 30 37 131
Segovia 17 51 43 111
Estévez 15 66 22 103
Prados 1 76 20 97
García 8 34 51 93
López 4 55 33 92
Sepúlveda 7 52 23 82
Muñoz 32 35 11 78
Domínguez 2 39 29 70
Fernández 39 17 11 67
Sanz 3 19 43 65
Morato 0 20 40 60
Berrocal 0 27 29 56
Antuñano 0 8 43 51
Lázaro 8 31 11 50
Herranz 34 14 1 49
Gó:mez 17 20 4 41
Pérez 4 19 14 37
Solís 12 26 10 48
Santos 7 35 2 44
RMazarías 0 24 15 39
Mayoral 0 26 9 35
Taillet 0 25 10 35
Pérez 6 13 15 34
Sotero 34 0 0 34
Rodríguez 10 7 16 33
de la Rubia 5 22 4 31
Crespo 0 7 21 28
Bordón 0 19 8 27
Alonso 6 9 11 26
Hernández 16 1 9 26
Izquierdo 25 1 0 26
Madrid 0 16 10 26

Estos datos están tomados de los mismos libros de partidas de bautismo y de los mismos periodos de tiempo que los tomados para los apellidos paternos, lo que hace un total de 4.376 bautizos revisados.
No constan en este segundo estudio los apellidos que aparecen menos de 25 veces, y es el González el que se lleva la palma seguido de Martín, y se puede ver que Rubio ocupa el tercer puesto seguido de Balandín, Morales, Segovia, Estévez, ....


Líneas arriba se ha hecho mención de D. Antolín González Sepúlveda, juez municipal que expidió la licencia judicial para el entierro de Alejo Antonio Maya González, encontrado ya cadáver el día cinco de marzo de 1884 en el huerto Maya (antiguamente huerto Matarrubia), que era explotado por los guardas de la Ladera de Matarrubia, defunción certificada por el médico del pueblo en esas fechas D. Hermenegildo Cabañas, y hablando de jueces, seguidamente se expone una tabla con los jueces de paz de Moralzarzal desde 1871 hasta nuestros días.

Lista/tabla de Jueces de Paz de Moralzarzal desde 1871 hasta nuestros díass
periodo juez periodo juez
25/01/1871 - 12/09/1872 Tomás Sepúlveda González 16/09/1872 - 07/08/1874 Toribio Berrocal Ramírez
02/10/1874 - 27/07/1879 Casto Guerra Balandín 09/08/1879 - 27/07/1883 Alejo Antonio Maya
02/08/1883 -27/07/1885 Antolín González Sepúlveda 01/08/1885 - 24/07/1887 Toribio Berrocal Ramírez
07/08/1887 - 25/07/1893 Melchor Antuñano Martínez 26/08/1893 - 10/08/1895 Antolín González Sepúlveda
01/09/1895 - 12/07/1897 Cosme Prados Balandín 17/08/1897 - 24/06/1899 Basilio Sanz Esteban
08/07/1899 - 22/07/1901 Gabino Bordón Sastre 02/08/1901 - 28/12/1907 Doroteo González González (lic. Derecho)
27/01/1908 - 30/12/1919 Alfredo Somacarrera Gómez 17/01/1920 - 26/12/1923 Celestino Sepúlveda González
07/02/1924 - 29/12/1924 Toribio Gómez Cuadrado 26/01/1925 - 12/12/1927 Mariano Sanz González
14/01/1928 - 21/08/1934 Basilio Balandín Balandín 30/08/1934 - 30/06/1936 Alfredo Somacarrera Gómez
24/08/1936 - 26/11/1937 Luis Sánchez Sanz (suplente) 02/12/1937 - 15/03/1939 Ignacio Mazarías Berrocal
06/04/1939 - 05/08/1939 Alfredo Somacarrera Gómez 24/10/1939 - 22/11/1941 Salvador Sanz González
09/03/1942 - 23/07/1956 Alejandro Navas de Lucas 16/08/1956 - 12/01/1962 Tomás Sepúlveda Antuñano
02/02/1963 - 19/04/1969 Miguel Domínguez González 16/03/1969 - 24/12/1969 José de Antonio Berrocal
31/01/1970 - 11/01/1971 Ángel Ruiz Berrocal 10/08/1971 - 29/12/1973 Tosmáa Navas Sanz
25/09/1974 - 16/09/1977 Jesús González Domínguez septiembre 1979 - 14/11/1981 Enrique Hernando de Arriba
12/09/1989 - 17/01/1990 Luis Prados Soriano 30/10/1990 - 25/12/2012 Luis Pascual Galván
desde 26/12/2012 - Carlos Javier Salazar de la Aldea - -


Y esta es la lista con la información de los jueces habidos en nuestro pueblo en los 145 últimos años.

La televisión de la comunidad madrileña, Telemadrid, estuvo grabando un programa en nuestro pueblo en el mes de enero de 2016, programa que se emitió dentro del grupo de programas de Ruta 179, pues son 179 los pueblos de la provincia de Madrid. En esta ocasión correspondió a nuestro pueblo ser grabado y fui llamado para contar algunas cosas de su historia y mostrar una zona muy bonita del entorno "cebollero" en el arroyo de Peña Herrera. Pinchando en la foto siguiente, se reproduce la parte del programa en la que me tocó "actuar".



© 2006 - Antonio López Hurtado